El Gobierno reclama a Ryanair un plan para garantizar vuelos a Canarias tras el cierre de sus bases

Un avión de la aerolínea Ryanair.

El Gobierno pedirá a Ryanair un plan de acción de cómo pretende garantizar la conectividad de las islas Canarias, tras el cierre de las bases de Tenerife Sur, Gran Canaria y Lanzarote previsto por la compañía para el próximo 8 de enero, según la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto.

En el momento de anunciar su decisión de cerrar estas tres bases canarias y la de Gerona, la aerolínea de bajo coste irlandesa transmitió que sólo va a cambiar la forma de gestión de sus operaciones con el archipiélago canario, algo que supone que va a garantizar su conectividad, ha señalado este miércoles Maroto.

Aunque Ryanair transmitió dicho mensaje de que el cierre de las citadas bases, en cualquier caso, no iba a afectar a la conectividad, “es algo que nos tienen que garantizar”, ha explicado la ministra en funciones a Efe en la vigésimo tercera Asamblea general de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

La compañía “tiene que presentar un plan de acción, necesitamos garantías, no podemos dejar a las islas sin la conectividad necesaria como para que el turista y también el residente pueda viajar como lo está haciendo hasta ahora”, ha añadido Maroto.

Según la titular de Turismo, lo importante es que, cuando se produzca el cierre de bases, si se produce, “tenemos que ver los hechos”.

El anuncio de Ryanair “está claro”, pero “tenemos que ver cómo lo gestiona y, por lo tanto, si finalmente se produce, tenemos que garantizar la conectividad y eso nos llevará a desarrollar una hoja de ruta en la que estamos trabajando”, ha puntualizado.

Los tripulantes de cabina (TCP) y los pilotos de Ryanair se han movilizado contra la decisión de la aerolínea, ya que, según los sindicatos USO, Sitcpla y Sepla supone la pérdida de más de 500 puestos de trabajo.

Los sindicatos de TCP, USO y Sitcpla, han convocado diez jornadas de paros, de las que ya se han llevado a cabo cuatro, mientras que el de pilotos Sepla, cinco, a partir del próximo 19 de septiembre, de las que cuatro coincidirán con las de los tripulantes.

Ryanair ha explicado que el cierre de las bases invernales con pérdidas en las islas Canarias se debe al retraso de la entrega de los aviones Boeing 737 Max, y ha insistido en varias ocasiones que la decisión no se revocará, “no importa cuántas huelgas fallidas y sin sentido se lleven a cabo”.