«El Estado tiene una deuda histórica con la Policía y la Guardia Civil»

El presidente de Jusapol, Miguel Ángel Gómez (centro), en un acto reivindicativo de la asociación.

Las recientes elecciones en Jusapol han situado a Miguel Ángel Gómez García (Palencia, 1978) al mando del timón de la asociación nacida en 2017 para reivindicar la igualdad retributiva de policías nacionales y guardias civiles con los Mossos d’Esquadra. Este oficial de policía, que ingresó en el Cuerpo Nacional en 2006 y que estuvo destinado nueve años en Pamplona, asegura que no variará el rumbo trazado y que el objetivo sigue siendo el mismo: lograr la «equiparación total».

Pese a ser crítico con el acuerdo firmado por sindicatos policiales y asociaciones de la Guardia Civil en marzo de 2018, Miguel Ángel Gómez reconoce que la situación es «mejor» que antes del nacimiento de Jusapol -se han abonado ya 560 de los 807 millones comprometidos- e insiste en que la consecución de la igualdad salarial exige 1.500 millones.


Pregunta.-
¿Cambia algo en Jusapol con el relevo que se ha producido en la presidencia?
Respuesta.-Los preceptos, los objetivos y la idea no cambian en nada. Cambia el nombre de una persona que sale, que es Natán [Espinosa], y damos la bienvenida a la Guardia Civil en la directiva. Aun cambiando la junta, el barco de Jusapol va a seguir navegando.

P.-Natán Espinosa, el anterior líder, dijo en julio que optaría a la reelección y semanas después anunció sorprendentemente que se apartaba para defenderse de los ataques internos y externos recibidos. ¿Se le ha obligado desde dentro a dar un paso al lado?
R.-No. Al decir que daba un paso al lado vimos la necesidad de no dejar descabezado el movimiento, puesto que Jusapol ha de seguir hasta que no se consiga el objetivo de la equiparación, y decidimos afrontar el nuevo reto. Primero dijo que sí y luego, debido a las presiones que ha recibido desde fuera y desde un sector interno que no estaba de acuerdo con alguna cosa que había hecho, decidió no presentarse. Las elecciones son libres y nosotros decidimos presentar candidatura.

Tanto el Gobierno firmante, que fue del PP, como el Gobierno actual, que le ha dado continuidad a ese acuerdo, nos han vuelto a engañar»

P.-El Ministerio del Interior está dando señales de que no va a desembolsar más de los 807 millones ya comprometidos para la equiparación, según la imposición que ha hecho a la consultora externa a la hora de elaborar su informe. ¿Ha traicionado Grande-Marlaska el espíritu del acuerdo firmado con sindicatos policiales y asociaciones de la Guardia Civil por el Gobierno del PP?
R.-Tanto el Gobierno firmante, que fue del PP, como el Gobierno actual, que le ha dado continuidad a ese acuerdo, nos han vuelto a engañar. La consultora externa entregó un primer informe en el que decía de forma muy clara que los 807 millones no eran suficientes, aparte de que no ha tenido con quién comparar puesto a puesto. No tenían datos.

P.-¿No cree que, de no haberse firmado aquel acuerdo, hoy los policías nacionales y guardias civiles no habrían visto ninguna subida?
R.-Yo creo que no. En esos momentos, Ciudadanos había bloqueado la investidura del PP y pedía que se destinaran 500 millones para la equiparación salarial. Entendemos que nosotros hemos sido los artífices de este movimiento, somos los dinamizadores de la equiparación. La sacamos de un cajón cuando estaba empolvada y le hemos dado vida. No estamos de acuerdo con lo firmado por sindicatos y asociaciones y queda todavía mucho por resolverse, pero es indudable que estamos mejor de lo que estábamos antes. Falta todavía mucho: las horas extraordinarias, la asistencia a juicios, la jubilación… Y falta el mes a mes que este acuerdo iba a resolver.

P.-Jupol, el brazo de Jusapol en la Policía, ha declarado ya el conflicto colectivo permanente. ¿Qué va a suponer esa medida en la práctica?
R.-Simple y llanamente, queremos sentarnos en un Consejo de la Policía y tratar como se debe el tema de la equiparación salarial. Mientras no se siente a hablar el ministro y se nos reconozca como interlocutores válidos va a estar declarado el conflicto colectivo. Ahora bien, hay ciertas reuniones a las que debemos de asistir porque están en juego los derechos de los compañeros.

P.-¿Entonces qué va a hacer, un conflicto permanente selectivo? ¿Para unas cosas sí asistirán los vocales de Jupol al Consejo de Policía y para otras no?
R.-Se va a asistir a todo lo que tenga que ver con la equiparación salarial. Si son temas de gran trascendencia se asistirá; de lo contrario, no.

Mientras no se siente a hablar el ministro y se nos reconozca como interlocutores válidos va a estar declarado el conflicto colectivo»

P.-La secretaria de Estado de Seguridad reiteró este jueves que su departamento hará todo lo posible por que se abone el tercer tramo de la equiparación, aunque la falta de presupuestos y de gobierno complica el procedimiento administrativo. ¿Cuándo cree que lo cobrarán?
R.-Nos habían comentado que para enero va a ser imposible y que en marzo se podría cobrar. Pero hemos de recordar que el compromiso de equiparación era que en 2020 íbamos a tener la misma nómina que un mosso y esa promesa no se va a cumplir. Ya no nos creemos nada. Somos conscientes de que tienen que pagar el tercer tramo, pero también le vamos a pedir al Gobierno que ejecute la equiparación.

P.-La eventual celebración de nuevas elecciones retrasará la tramitación de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en el Congreso. ¿Siguen convencidos de que es la única vía para lograr la equiparación?
R.-Sin duda. Hemos trabajado un paquete de enmiendas sobre las cinco principales brechas salariales. Técnicamente pensamos que se puede desarrollar y creemos que no hay ningún impedimento cuando otras policías autonómicas lo están cobrando desde hace muchísimos años. No pedimos nada que no se le esté dando a otros, sino lo mismo.

P.-También hay otros colectivos profesionales, como los funcionarios de prisiones, que demandan subidas salariales y la Administración no ha atendido esa reivindicación…
R.-Estoy de acuerdo, pero los funcionarios de prisiones ya partían de una base más alta que la nuestra. Llevamos más de 30 años hablando de equiparación salarial, periodo en el que llegaron a firmarse dos acuerdos de equiparación salarial (1992 y 2005) que se incumplieron. Son tantas las cosas que nos llevan prometido… Tienen una deuda histórica con la Policía Nacional y la Guardia Civil. No hace falta recordar que tenemos la obligación de intervenir ante la comisión de un delito, estando o no de servicio. Otros funcionarios cierran la oficina a las tres de la tarde y no saben nada más hasta las ocho de la mañana del día siguiente. Sin tener en cuenta que salimos a trabajar con un chaleco antibalas, una pistola, ponemos en riesgo la vida al atender una llamada de emergencia por intentar llegar lo más rápido posible… Hay otros colectivos que, aunque demanden subida salarial, no tienen la precariedad que nosotros tenemos.

P.-Siguen manteniendo que para la consecución de la equiparación real se necesitan 1.500 millones. ¿En qué se basan?
R.-Es un cálculo aproximado sobre los complementos específicos generales, que es donde vemos las mayores diferencias. El mensaje que da el Gobierno es que somos muy buenos y nos da muchas veces las gracias por hacer un gran trabajo, pero los que se pueden ir a su casa a los 59 años después de cumplir los requisitos necesarios son policías locales y ertzainas. Muchos compañeros se van a ver obligados a continuar hasta los 65 años para no perder mucho dinero, con lo cual vamos a entrar en un tramo de edad en el que habrá muchos agentes en esa horquilla de entre 59 y 65 años.

Hay otros colectivos profesionales que, aunque demanden subida salarial, no tienen la precariedad que nosotros tenemos»

P.-¿Se han auditado ya las cuentas de Jusapol?
R.-Cada vez que hemos celebrado una asamblea hemos presentado las cuentas a los socios. Me gustaría que muchos de los que hablan de ocultismo hiciesen lo mismo. A nadie de Jusapol han imputado por malversación de caudales públicos. Nuestras cuentas son públicas y las colgamos en internet. No tenemos nada que ocultar. No gastamos nada que no sea nuestro. Cuidamos el dinero de la asociación como si fuera el patrimonio de uno. Ni se pagan cosas raras ni nos vamos de fiesta. Para nosotros, la gestión económica es escrupulosa y transparente.

P.-¿Alguno de los policías nacionales que forman parte de la junta directiva de Jusapol goza de liberación para ejercer labores sindicales aprovechando la representación que tiene Jupol en el Consejo de Policía?
R.-No. No tenemos liberaciones y seguimos trabajando. Sin ir más lejos, esta semana fui un día a Madrid, mantuve dos reuniones por la mañana y después de comer me entrevistó una emisora de radio. Por la tarde viajé a Palencia y entré de servicio de noche.