PP y Cs acuerdan que Almeida sea alcalde de Madrid a expensas de Vox

José Luis Martínez Almeida y Begoña Villacís firman el acuerdo.

Finalmente llegó el acuerdo y José Luis Martínez Almeida tomará este sábado la vara del Ayuntamiento de Madrid.  Los portavoces del PP y Ciudadanos en el consistorio madrileño han comparecido este viernes conjuntamente ante los medios tras una negociación maratoniana y que queda aún a expensas de los votos de los concejales de Vox, a quien este sábado se le ofrecerá la incorporación de un concejal delegado (una suerte de ministro sin cartera). En principio, será el candidato popular quien tome el relevo de Manuela Carmena durante los próximos cuatro años, al frente de un gobierno de coalición en el que Begoña Vilacís será vicealcaldesa.

“La alcaldía va a responder al interés general que los madrileños demandaron el 26 de mayo votando a los partidos del centro derecha”, ha señalado Almeida en su comparecencia junto a Villacís.  “Es un acuerdo programático de más de 80 medidas que va a permitir que a partir de mañana se pueda ver ese cambio en el ayuntamiento de Madrid”, ha explicado. “Lo que ningún votante de centro-derecha entendería es que este sábado se pueda frustrar un programa tan sensato y tan razonable como el que hemos suscrito con Ciudadanos”, ha agregado.

El acuerdo, al que Vox debe dar su visto bueno antes de la sesión de este sábado, contempla que el Partido Popular gestione, además de la Alcaldía, las concejalías de Hacienda y Personal; Salud, Seguridad y Emergencia; Cultura, Turismo y Deporte, Medio Ambiente y Movilidad, y Obras y Equipamientos. Los ‘populares’ dirigirán los distritos de Centro, Arganzuela, Salamanca, Chamartín, Tetuán, Chamberí, Fuencarral-El Pardo, Moncloa-Aravaca, Carabanchel, Usera, Puente de Vallecas y Moratalaz.

Ciudadanos, además de la Vicealcaldía de Villacís, asumirá las áreas de Economía, Innovación y Empleo; Desarrollo Sostenible y Familias, Igualdad y Bienestar Social, que incluye los asuntos relacionados con igualdad, derechos LGTBI y violencia machista. Obtienen además la presidencia en los distitos de Retiro, Latina, Ciudad Lineal, Hortaleza, Villaverde, Villa de Vallecas, Vicálvaro, San Blas-Canillejas y Barajas.

“Estamos en conversaciones con Vox, hemos intercambiado documentos programáticos y estamos en ello”, ha seguido Almeida al respecto del acuerdo que falta por alcanzar con la formación que lidera Javier Ortega Smith en la capital. La primera reacción

La “hoja de ruta” para Madrid

Ambos candidatos han comparecido ante la prensa tras la reunión mantenida en el Edificio de Grupos a un día del Pleno de investidura. Con este acuerdo queda descartada la posibilidad de una Alcaldía de alternancia entre ambos por un periodo de dos años cada uno y se sortea el mayor escollo en la negociación: el puesto de alcalde. Cs y PP han pergeñado un acuerdo programático de 80 medidas.

Tal y como ha expuesto Villacís, esta es “la hoja de ruta de esta ciudad”, y estos puntos les “comprometen”, pues “serán el eje de las medidas de Cs y de PP”. Tras reconocer que ha sido “un día largo” y “una semana larga”, ambos han mostrado su “satisfacción” de anunciar que han pactado “un acuerdo de gobernabilidad que pondrá fin a los años de Carmena”. Se han agradecido mutuamente la generosidad en la negociación y se han mostrado preparados y seguros para comenzar a gobernar la capital.

“Hemos sido generosos, hemos primado intereses de los madrileños, hemos primado las urnas, y lo hemos tenido que hacer para garantizar ese cambio”, han apuntado.

Ha sido una jornada de negociación larga, que comenzó a las 13.30 horas, pero que anteriormente había estado precedida por las llegadas, en forma de goteo, de los miembros del comité negociador. El hall del edificio de Grupos ha sido un y venir de periodistas, cámaras de televisión, ujieres y ediles que ya no estarán en la nueva corporación ultimando la mudanza.

El encuentro entre ambas formaciones ha tenido un receso a las 15 horas para comer. Algunos de los miembros del comité negociador, como Mariano Fuentes, han aprovechado para salir del edificio. También ha sido visible la llegada de comida a domicilio para los que se han quedado arriba.

Las negociaciones para alumbrar un gobierno de centro-derecha en la capital no comenzaron hasta la primera semana del mes de julio, pese a que el candidato del PP, José Luis Martínez-Almeida, la misma noche electoral habló con la candidata ‘naranja’, Begoña Villacís. Fue con ella con quien mantuvo un encuentro en “buena sintonía” antes de que comenzaran los encuentros entre los equipos negociadores.

La sorpresa llegó cuando estos se sentaron en el Edificio de Grupos Municipales el pasado 7 de junio. Este primer encuentro denotó que a pesar de coincidir en las líneas programáticas para hacer una “enmienda a la totalidad” al legado de Carmena, sería un escollo en las negociaciones designar quién se sentaría en el sillón de alcalde. Los ‘populares’ mostraron su “preocupación” al no haber obtenido en este encuentro un apoyo explícito de Cs a la investidura de Almeida.

Por su parte, los ‘naranjas’ apostaban entonces por hablar primero de programa y no de sillas, algo que le reprocharon al PP. No llegaron a afirmar de forma explícita que habían barajado la opción de Villacís como alcaldesa. Con esta situación llegó el último Pleno de Cibeles, donde Martínez-Almeida afirmó que había enviado tanto a Cs como a Vox un programa de investidura para que lo analizaran.

Descartado el ‘turnismo’

Ciudadanos, que ya había facilitado al PP un decálogo y un programa de 50 medidas para el futuro gobierno municipal, dijo que analizaría el documento de Almeida. Sin embargo, el buen entendimiento de ambas formaciones con el documento programático quedó en un segundo plano en su segunda reunión, el pasado jueves, tras proponer Ciudadanos una Alcaldía alterna cada dos años entre Villacís y Almeida.

PP calificó la propuesta de “ocurrencia” y pidió “sensatez” a los ‘naranjas’, a quienes recordó que Almeida tenía 4 ediles más en el Consistorio. Ciudadanos, por contra, hablaba de un “empate” en las urnas y puso de relieve que el Partido Popular había obtenido sus peores resultados, y que Cs había crecido en las urnas.

Fue esa misma tarde cuando Almeida y Ortega Smith se reunieron, y la formación liderada por Santiago Abascal aseguró que la amenaza de Carmena en el Consistorio “se alejaba”.