Moncloa reclama como “tarea de Estado” la abstención de Ciudadanos en la investidura

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Celaá.

Moncloa sigue apretando a Ciudadanos. El Gobierno aumenta la presión sobre Albert Rivera para que su partido se abstenga en la investidura de Pedro Sánchez. La estrategia de Pedro Sánchez para no depender del apoyo de los independentistas ha contado este viernes con la colaboración del presidente francés, Emmanuel Macron, así como de fundadores de Cs como Francesc de Carrera y gurús económicos como Manuel Conthe, que también han puesto el peso de la gobernabilidad sobre los hombros de Albert Rivera.

Aprovechando la coyuntura, la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, ha pedido hoy la abstención a Ciudadanos como una “tarea de estado”. En rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, la portavoz ha pedido a Ciudadanos “que reflexione sobre su posición en la política” y que “se modifique una posición de obstaculización por una de construcción”. Según la ministra, la abstención de Rivera no lo inhabilitaría para ejercer la oposición al Ejecutivo socialista, ya que Ciudadanos desarrollaría una “tarea de estado” que se limita a “no bloquear” y “aportar a la construcción” en vez de al bloqueo institucional, con una actitud de “corresponsabilidad”.

Si Ciudadanos no cede, los socialistas tendrían que volver a la indeseada opción de tener que negociar con los independentistas de ERC, cuya abstención se hace imprescindible para la investidura. Como en la moción de censura, Celáa ha asegurado que ese apoyo sería gratuito. “El que se abstenga se abstendrá libremente, nada se ha negociado”, ha asegurado.

La ministra portavoz ha insistido en que “no hay otra alternativa” a un Gobierno de Pedro Sánchez que una nueva “contienda” electoral, con la que ha amenazado en varias ocasiones. “Si nadie se abstiene, eso nos lleva a otras elecciones. ¿Eso lo quiere alguien? ¿Es bueno para el país?”, se ha preguntado. En su estrategia de presión, el Gobierno incluso ha sacado a colación los datos sobre la pobreza infantil del último informe de Cáritas para apremiar a que un nuevo Ejecutivo pueda empezar a trabajar para combatirla. “Son datos extraordinariamente preocupantes”, ha alertado Celáa, relatando la necesidad de aumentar el presupuesto para abrir los comedores de verano. “Hay 1,8 millones de españoles que están en una situación muy complicada en términos de exclusión. Es preciso, entre otras tareas, abordar esto también. Por tanto, un Gobierno cuanto antes, fruto de una investidura no obstaculizada, que permita que España, que está en una coyuntura económica favorable, siga avanzando y abordando los desafíos que tiene”, ha reclamado la ministra.

Bajo ese guión, Celáa ha recordado las presiones que está sufriendo Rivera para que cambie de opinión sobre la investidura de Sánchez, tanto dentro de su partido como desde Europa. La ministra ha destacado que los partidos conservadores y liberales de la UE no ” vean con la misma naturalidad esa acogida de la ultraderecha” que atribuye a PP y Ciudadanos.

Críticas en el Elíseo

Emmanuel Macron, “no acepta ambigüedades” y está dispuesto incluso a replantearse la “cooperación política” con la formación de Albert Rivera si pacta algún tipo de “plataforma común” con la ultraderecha. Fuentes del Elíseo han subrayado en un encuentro con periodistas españoles que “cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave” y que “no se puede ignorar” el escenario autonómico y local en España. Así, y aunque con “cautela”, han señalado que el aparente acercamiento de Ciudadanos a Vox en el marco de la renovación de las instituciones “no es una anécdota”, sino “un tema importante” para el Gobierno galo.