Pelo recogido y sin relojes inteligentes: las exigencias de la Selectividad en Galicia

Alumnos durante una prueba de acceso a la universidad.

Queda menos de un mes para que dé comienzo la fecha más señalada del año para miles de estudiantes españoles: las pruebas de acceso a la universidad. Todos los preparativos son pocos para los exámenes más importantes de la vida de muchos jóvenes, y no son solo ellos los que se preparan para superar la Selectividad.

En este sentido, las universidades ultiman los trámites para que el proceso se desarrolle sin ningún tipo de inconveniente y, sobre todo, para garantizar que no hay posibilidad alguna de copiar en los exámenes.

En concreto ha sido la Comisión Interuniversitaria de Galicia (CiUG) una de las que más se ha blindado en este sentido de toda España, publicando una serie de normas de cara a las pruebas de los estudiantes gallegos: prohibido acudir con el pelo suelto para mantener “los pabellones auditivos despejados para verificar que no usan dispositivos auditivos no permitidos” así como dejar en casa bufandas, capuchas, gorros o cualquier otro elemento que tape las orejas de los alumnos.

Como viene siendo más habitual, está terminantemente prohibido el uso de dispositivos móviles y semejantes aunque estén apagados, así como relojes inteligentes y resto de artículos electrónicos. Excepción es la utilización de calculadoras -no programables y sin capacidad gráfica- que en este caso solo estarán permitidas para los ejercicios de Matemáticas, Economía, Física y Química.

Si después de todas estas normas a algún estudiante le entran ganas de copiar y es pillado in fraganti, la decisión es unánime y clara: tendrá que abandonar la sala y obtendrá una calificación de 0 puntos en dicha prueba.