La UE impone a las telecos una gran rebaja del precio de las llamadas entre países

Un usuario con su teléfono móvil.

Hace dos años la Unión Europea consiguió derribar una barrera de las que impedían ver una la integración del continente y sentirse parte de una Europa común. Se ponía fin al roaming, el sobrecoste que cobraban las operadoras de telecomunicaciones a sus clientes por haber hecho uso de las llamadas, los mensajes o, sobre todo, la conexión a internet durante un viaje a otro país europeo.

Ahora se da un paso más en la gran reforma de las telecomunicaciones emprendida por la Unión Europea. Desde este miércoles, los ciudadanos de los Veintiocho pagarán un máximo de 19 céntimos de euro más IVA por cada minuto de llamada a otro país miembro y un máximo de 6 céntimos más IVA por cada mensaje de texto (SMS), un límite que permitirá rebajar sustancialmente las actuales tarifas y que reducirá las enormes diferencias tarifarias que persisten entre países.

Con esta medida, aprobada definitivamente el pasado noviembre por el Parlamento Europeo, la Unión fuerza a las telecos a rebajar sustancialmente las tarifas que cobran a sus clientes por comunicarse con otros países europeos, y que en el caso de España se sitúan en el entorno del 70% para las llamadas y de más del 80% en el caso de los SMS. Las operadoras tienen que aplicar la rebaja desde el 15 de mayo por defecto, sin que los clientes tengan que hacer nada para beneficiarse de los nuevos precios.

La Comisión Europea ya venía advirtiendo de la necesidad de corregir la brecha que había entre los precios de llamadas domésticas y los de llamadas a otros países de la UE. Y es que las llamadas desde fijo o móvil a otro país europeo era hasta tres veces más cara que una dentro del país, y en el caso de algunos países la diferencia se disparaba y la tarifa era incluso diez veces mayor. En el caso de los SMS, los internacionales eran el doble de caros.

Con el cambio impulsado ahora, la única diferencia en cada país entre los precios máximos de las llamadas y mensajes intraeuropeos la marcará el diferente IVA que los países aplican a la telefonía. En el caso de España, ese IVA es del 21% (así que los nuevos topes del precio de llamadas será de 23 céntimos y de 7,26 céntimos para los mensajes de texto). En otros países de la UE, el IVA oscila entre el 17% y el 27%.

Los nuevos límites a los precios que las compañías pueden cobrar sólo son aplicables a los clientes particulares y no a las empresas. Y, además, de la rebaja sólo podrán beneficiarse aquellos clientes que no tengan contratados con su compañía de telecomunicaciones un plan que incluya un volumen fijo tanto de llamadas como de mensajes dentro la Unión Europea. Una modalidad que precisamente es la que hacen normalmente uso los clientes que hacen un uso más intensivo de llamadas a otros países.