El reguetón de la alcaldesa: “Ada is in da house”

“Ada is in da house, es histórica, Valls y Maragall son historia, soy la fucking alcaldesa, soy muy traviesa”. Después de la rumba de 2015 y del canal de YouTube para “gente muy power” de la precampaña, Ada Colau ya tiene su reguetón de campaña. Un vídeo que el equipo de la alcaldesa no acepta como propio pero que ya se ha convertido en el nuevo hit de la alcaldesa, con más de 28.000 visitas en su primer día.

 

A ritmo de reguetón, la canción incide en todos los ejes de la campaña de la líder morada y apunta a Ernest Maragall (ERC) y Manuel Valls (Cs) como sus máximos rivales. Se presenta como la candidata “de la calle”, reivindica su pasado como dirigente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) que le catapultó a la fama, y se presenta como la alcaldesa que ha “sacudido” a las eléctricas, los banqueros, Airbnb y a la Monarquía.

“Me gusta que me digan Ada, como Ada Madrina a quien nadie enchufó” reza la canción con imágenes de José María Aznar, seguidas de Albert Rivera, Pablo Casado y Santiago Abascal. Aunque su rival más directo está claro, cuando acusa a los medios de publicar noticias contra ella al dictado de los poderosos: “to’hablando de mierda de mi” y añade “Yo quiero el bien, tu solo quieres fama, yo rimo mejor que Arrimadas”.

Feminismo y poder de la calle

Frente a los “pijos” que le silban la alcaldesa del reguetón se presenta como ejemplo del “pussy power” -literalmente, poder de la vagina- y defensora del machismo, de nuevo frente las imágenes de los candidatos a la presidencia del Gobierno en las elecciones del 28-A. Excepto Pablo Iglesias, claro. “Vengo de la calle, la gente es mi corona, parando los desahucios en Barcelona. Desde el ayuntamiento sacudo, no tengo miedo ninguno, la gente es mi escudo, sacudo a Endesa, Airbnb, los banqueros, no beso al Rey Felipe. Amo a los arrendatarios, a las Kellys y los taxistas”.

El vídeo toma el relevo a las sonadas intervenciones de Colau en su canal de YouTube inaugurado para la precampaña municipal. Más que el contenido de su mensaje, la polémica se desató por el lenguaje de la alcaldesa, decidida a captar la atención de los más jóvenes utilizando expresiones como “gente superpower” en referencia a los que acudieron a un “pedazo de acto” que se llevó a cabo en Barcelona para contraprogramar la manifestación de “los rancios” de Vox.

En su primera entrega, la más comentada, Colau se entregó a un tono casi infantil para algunos para explicar otra cuestión “bastante jugosa” el cara a cara electoral con Manuel Valls (“no sé si lo conocéis”) para el programa ‘Salvados’. “Ya sabéis que es nivel high”, apunta en referencia a Jordi Évole, el moderador. La alcaldesa cuenta que no quiere hacer “spoiler” del programa y destaca de la conversación que descubrió que el “señor Valls es campeón del ‘mansplaining”. ¿Y que es el ‘mansplaining’? Colau lo explica: “Esa sensación que las mujeres hemos sentido tantas y tantas veces que es cuando tienes delante de ti a un hombre, que suele ser mayor que tú, que lo sabe todo y tú no sabes nada”.