El PSOE impulsa una Mesa del Congreso sin Vox ni independentistas que le dé mayoría con Podemos o Cs

Carmen Calvo.

El PSOE está impulsando el diseño de la Mesa del Congreso, órgano de gobierno de la Cámara, donde sólo los grandes cuatro partidos tengan representación. Con tres puestos para el PSOE y dos para PP, Ciudadanos y Podemos, Pedro Sánchez evita ser rehén de Pablo Iglesias y podría sacar adelante iniciativas también con el partido de Albert Rivera y de Pablo Casado, como hizo durante su Gobierno en la anterior legislatura con los reales decretos.

Así lo han dejado ver este lunes la vicepresidenta, Carmen Calvo, y la portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, que han asegurado que todos los partidos no tienen por qué contar con representación en la Mesa. Se quedarían así fuera Vox, los partidos independentistas catalanes, ERC y JxCat, así como el PNV, con el que Lastra admite que ha habido conversaciones.

En declaraciones en el Congreso, Carmen Calvo ha explicado que el objetivo del PSOE es formar “una Mesa representativa de los grandes partidos, que son los que en este momento tienen más escaños y que representan de manera plural al conjunto de la ciudadanía”. La vicepresidenta, que se perfila como presidenta de la Cámara, ha insistido en que en la Mesa “no tienen que estar todos los partidos” y que es en la Junta de Portavoces “donde están todos los partidos de manera constitucional y legal”. “La Mesa de Congreso no es una Junta de Portavoces bis, es un órgano distinto y ahí tienen que estar los partidos que alcancen un acuerdo entre ellos”, ha indicado.

En la misma línea se ha expresado la número 2 del PSOE, que ha defendido este lunes que la Mesa del Congreso sea “representativa” de la nueva realidad del Congreso y estén los cuatro principales grupos parlamentarios, mostrándose en contra de que participe Vox. En declaraciones en la Cadena SER, recogidas por Europa Press, Lastra ha explicado que se encuentra negociando con Podemos y con PP y Ciudadanos la composición de la Mesa, y se ha mostrado tajante en su oposición a que la formación de Santiago Abascal esté en la Mesa de la Cámara Baja.

Lastra ha asegurado que el PSOE tiene “meridianamente” claro que no va a apoyar que Vox esté en la Mesa. “Ni siquiera tendría votos para estar en la Mesa. Es simple aritmética, necesitaría en todo caso el apoyo de PP y Ciudadanos. Si del PSOE depende, Vox no va a formar parte la Mesa”, ha indicado. “Hay cuatro grandes grupos y entendemos que la Mesa tiene que ser representativa de esa nueva realidad y tiene que comprotarse como no lo hizo la mesa anterior, hay que evitar que se impida el debate en el hemiciclo”, ha asegurado.

Preguntada si ha entablado conversaciones con partidos independentistas, Lastra ha defendido que ha hablado con los grandes partidos y que con formaciones como ERC o JxCat solo ha comentado “alguna cuestión menor” y “de intendencia”, reiterando que la composición se está negociando solo con los grupos mayoritarios. Sí ha reconocido conversaciones con los nacionalistas vascos.

Fuentes de Cs han negado la existencia de un acuerdo con el PSOE y aseguran que esa distribución de la Mesa saldría adelante si su grupo vota a sus propios candidatos.