Condenados a ser adversarios y socios al mismo tiempo

Pablo Casado, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez.

Hay una segunda vuelta de las elecciones generales porque las autonómicas y municipales -las europeas se abordan con otra mentalidad- se van a celebrar sin que se haya cumplido un mes de las generales. Por lo tanto, el elector tiene claro en la memoria el destino final de su reciente voto y el resultado de las combinaciones que ha permitido la aplicación de la ley D’Hont.

Para seguir leyendo pulse aquí