Venezuela: el pulso decisivo

El Ejército reprime a los manifestantes partidarios de Guaidó.

La Operación Libertad marca un punto de no retorno en Venezuela. O democracia o dictadura porque la democracia es la meta. Ahora o nunca. No se sabe cuánto queda hasta llegar al objetivo. El presidente encargado, Juan Guaidó, ha llamado el último día de abril a una movilización popular y militar para acabar con el régimen de Nicolás Maduro. Es el pulso decisivo entre quienes luchan por las libertades y quienes se han atrincherado en el poder desde hace dos décadas.

Cien días después de asumir como presidente encargado, Guaidó ha dado un golpe de efecto crucial para el futuro del país. Ha llamado a los militares a sublevarse contra Nicolás Maduro, tras indultar y liberar al opositor más emblemático del régimen, su mentor político Leopoldo López, en arresto domiciliario. En los alrededores de la base aérea de La Carlota, han clamado al mundo que estaba en marcha la fase definitiva de la Operación Libertad.

Juntos, Guaidó y López han pedido a todo el Ejército y a la población venezolana que se sumara a esta fase crucial encaminada a restaurar la democracia. Queda la incógnita de saber hasta qué punto los militares van a hacer caso a Guaidó y a López. Hubo uniformados que les apoyaron desde primera hora, pero también parece que otros se echaron atrás en el momento decisivo.

En un mensaje emitido en sus redes sociales en la madrugada del miércoles, hora española, Guaidó ha remarcado: “Es una farsa que el régimen tenga el respaldo de las Fuerzas Armadas y mucho menos del pueblo. Hoy es un día histórico. La protesta genera resultados. En Caracas y otras ciudades de Venezuela los militares se han unido al cambio. Deben ser más. Hemos de continuar con la presión”.

Ha anunciado que el miércoles 1 de mayo continúa la Operación Libertad. “Estaremos en las calles. Es nuestro territorio”. Ha subrayado que lo que ha sucedido ha sido “una rebelión pacífica en contra de un tirano que se encierra en cuatro paredes por miedo a darle la cara a nuestra gente”. Y ha agregado: “Nadie ha acudido a su llamamiento. Nosotros vamos a conquistar nuestro futuro. Vamos a la fase definitiva de la Operación Libertad. Mañana toda Venezuela a las calles”.

El presidente encargado ha grabado este mensaje en una localización no precisada. Por cuestiones de seguridad cambia constantemente de ubicación. Sin embargo, durante la jornada del martes estuvo en los alrededores de La Carlota y el miércoles acudirá a la concentración.

Antes del amanecer del martes 30 de abril en Caracas, el presidente liberaba al dirigente opositor Leopoldo López, en arresto domiciliario desde julio de 2017. Guaidó está al frente de Venezuela desde el 23 de enero, tras denunciar como usurpador al líder chavista Nicolás Maduro, que se impuso en unas elecciones consideradas fraudulentas por la comunidad internacional y no pudo jurar su cargo ante la Asamblea Nacional, única instancia legítima.

Leopoldo López acompañó a Guaidó durante la mañana para después alojarse con su familia como huésped en la embajada de Chile en Caracas, el mismo sitio donde se refugió su número dos, Freddy Guervara. No ha pedido asilo pero como invitado goza de protección. Habría llevado a cabo allí reuniones con el fin de impulsar la Operación Libertad.

De ahí se ha trasladado a la sede diplomática de España, según informó el canciller chileno, Roberto Ampuero. Han tomado esta decisión por el hecho de que en la embajada chilena ya hay más huéspedes y dado el vínculo con España de López. Su padre, Leopoldo López Gil, con nacionalidad española, vive en Madrid y es candidato a las elecciones europeas por el Partido Popular.

El primer impacto que han recibido el martes los venezolanos ha sido ver a Leopoldo López libre. Es un símbolo de la Venezuela que ha sido reprimida por el régimen chavista. Ver unidos a Guaidó y López ha animado a los venezolanos a salir a las calles, incluso a riesgo de sus vidas, para que Maduro deje el poder y se convoquen elecciones libres.

Han acudido a La Carlota, donde se han visto escenas dramáticas de represión. Una tanqueta, llamada ballena en Venezuela, de fabricación china, atropellaba intencionaldamente a los ciudadanos que habían salido a respaldar a Guaidó y López. Al menos 69 personas han resultado heridas en los enfrentamientos en esta zona. Los uniformados leales a Guaidó llevan una banda o un pañuelo azul.

Un joven de 20 años ha muerto de un disparo en el pecho en la Victoria, estado de Aragua. A Samuel Enrique Méndez sus compañeros de la Victoria le han rendido homenaje entonando los versos del himno de la patria de Simón Bolívar.

¡El momento es ahora! Hermanos, estamos haciendo Historia. El futuro es nuestro”, clama el presidente encargado, Juan Guaidó

El Foro Penal Venezolano señala que se han registrado 25 detenciones confirmadas, con nombre y apellidos, pero su director, Alfredo Romero, calcula que serán al menos 50. Gran parte de los arrestos han tenido lugar en Zulia, un estado muy castigado por los apagones.

“¡El momento es ahora!”, ha clamado Guaidó, que ha pedido a la población que se mantenga “en la calle sin retorno”. “Hermanos, estamos haciendo Historia. El futuro es nuestro: pueblo y Fuerzas Armadas por el fin de la usurpación”. Sus primeras intervenciones han sido a través de Twitter, pero antes del mediodía venezolano se ha dirigido a la población altavoz en mano. Los venezolanos han entonado una vez más su himno: “Gloria al bravo pueblo…”. Y gritaban: “Es ahora o nunca. Ya no podemos perder nada más”.

“Llamen a todo el mundo y que se vengan. Vamos a resistir y vamos a lograr un paso más. Hace falta que se sumen más militares”. Rodeado de efectivos de la Guardia Nacional, ha pedido al Ejército a que sea leal a la Constitución y facilite la llegada de la democracia.

“Nos queda claro que Fuerzas Armadas están con el pueblo y no con la dictadura”, ha señalado. “Todos los venezolanos, incluyendo las Fuerzas Armadas, están a favor del cambio, de la Constitución”, ha declarado, poco antes de encabezar una marcha hacia el oeste de Caracas, donde está el Palacio de Miraflores, residencia del líder chavista Nicolás Maduro.

El régimen ha tratado de cerrar las vías para acceder a la información independiente.  Según el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNP), han agredido a nueve periodistas, han detenido a un reportero, han cerrado una emisora de radio y han cerrado dos canales extranjeros, además de bloquear el acceso a redes.

Adelanto de la Operación Libertad

Guaidó había convocado una gran manifestación el 1 de mayo en Caracas y en toda Venezuela. Pero los acontecimientos se han precipitado a gran velocidad esta última jornada de abril. La oposición tenía serios indicios de que el presidente encargado iba a ser detenido. El régimen ha amenazado con arrestar a Guaidó en repetidas ocasiones.

Cuando regresó de su gira por varios países latinoamericanos, una semana después de intentar que entrara la ayuda humanitaria en el país el 23 de febrero, la tensión fue máxima en el aeropuerto de Maiquetía, en Caracas. Los embajadores de varios países de la UE, entre ellos el español Jesús Silva, acudieron a recibirle y darle protección. También lo hicieron miles de venezolanos.

El viernes ya arrestaron al diputado Gilber Caro, también de Voluntad Popular, en una clara violación de su inmunidad parlamentaria. El Nacional había publicado cómo se estaba preparando una celda en Fuerte Tiuna.

Incluso el enviado especial para Venezuela, Elliott Abrams, ha informado de que había en curso negociaciones con el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López; el presidente del Tribunal Supremo, Mikel Moreno, y el comandante de la guardia presidencial Ivan Rafael Hernández Dela, quienes estarían de acuerdo por que Maduro traspasara el poder a Guaidó. “Las conversaciones entre estos dirigentes chavistas y opositores estaban encaminadas a restaurar la democracia”, ha explicado Abrams en Washington, según informa Reuters.

Maduro estaba dispuesto a irse a Cuba, pero Rusia le convenció para que no lo hiciera”, ha informado Mike Pompeo

El secretario de Estado, Mike Pompeo, ha declarado a la CNN que “Maduro estaba dispuesto a irse a Cuba, pero Rusia le convenció para que no lo hiciera en el último momento”. Rusia y Cuba son los más firmes aliados del régimen de Maduro.

Al saber que se frustraban esta salida y que Guaidó corría peligro han decidido pasar a la acción. A primera hora de este martes han liberado  a Leopoldo López, el dirigente más emblemático de la oposición.

En declaraciones a los medios concentrados ante La Carlota, Leopoldo López, condenado por el régimen a casi 14 años de cárcel por su supuesta vinculación a la violencia desencadenada en las protestas de 2014, ha relatado por la mañana cómo el presidente encargado le había indultado y “valientes fuerzas de la Guardia Nacional” le habían liberado del arresto domiciliario. “Todos los venezolanos que luchen por la libertad vengan con nosotros. Este es el momento, el momento de todos los venezolanos”.

En su Twitter, había señalado: “Todos a movilizarnos. Es hora de conquistar la Libertad… Venezuela, lo estamos logrando. Fuerza y Fe”. A la marcha se ha unido su esposa, Lilian Tintori, que ha llevado la causa de la oposición por todo el mundo y la opositora María Corina Machado.

Mientras Juan Guaidó estaba en las calles de Caracas, y su eco se secundaba en San Cristóbal, Barcelona, Valencia, Guacara y más ciudades del país, los dirigentes chavistas se escondían en las redes o difundían vídeos, pero no se dejaban ver directamente.

Especialmente significativo ha sido el silencio del líder chavista, Nicolás Maduro, que ha tardado en poner su primer tuit más de cuatro horas. Y después no se ha vuelto a saber nada más de él. En ese mensaje, ha llamado a “la máxima movilización popular” después de referirse a los “nervios de acero”. Fuentes venezolanas señalan que no se encuentra en el Palacio de Miraflores sino en las instalaciones militares de Fuerte Tiuna, rodeado de efectivos de la seguridad cubana.

El director de El Nacional, Miguel Henrique Otero, explicaba que resulta significativo que Maduro no se encuentre en Miraflores y que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, haya grabado un vídeo rodeado principalmente de soldados, no oficiales. Son señales que apuntan a que el régimen está lejos de controlar la situación.

En ese mensaje a la nación, el general Padrino López aseguraba que el intento “mediocre” de “golpe de Estado” había “fracasado”. Señalaba que se trataba de una “acción terrorista y cobarde”. Tampoco se ha visto movilización popular en favor de Maduro, ni un apoyo contundente de los militares y la guardia nacional.

Maduro está refugiado en Fuerte Tiuna y no sabe quiénes están con él y quiénes no”, dice Miguel H. Otero, director de ‘El Nacional’

Según Miguel Henrique Otero, “hay dos posibilidades, o que el Ejército siga pasivo, o que se ponga del lado de Guaidó. Ambas son malas para Maduro. Está refugiado en Fuerte Tiuna, rodeado de cubanos. No sabe quiénes están con él y quiénes no”.

Otero descarta que se estén llevando a cabo negociaciones entre los leales a Maduro y los fieles a Guaidó. “A estas alturas esto no es posible”, afirma el director de El Nacional. “O Maduro se va o se refuerza al máximo la dictadura”.

A juicio del diplomático venezolano residente en España Fernando Gerbasi, “Guaidó debe tener todo muy bien atado para dar este paso”. Gerbasi ha elogiado cómo la población está en las calles enfrentándose a los militares leales a Maduro.

Apoyo sin fisuras de EEUU

“Hemos conversado con nuestros aliados de la comunidad internacional y tenemos su respaldo firme a este proceso irreversible de cambio en nuestro país”. Son palabras del presidente encargado. Más de 50 países le han reconocido como el representante legítimo del poder en Venezuela con la misión de encauzar la transición a la democracia.

Desde Estados Unidos la Administración Trump ha dado su respaldo claro al presidente Juan Guaidó en su objetivo de acabar con la usurpación del dictador Maduro. El presidente, Donald Trump, ha dicho que estaba pendiente de la situación en Venezuela y que apoya su lucha.

Con frases en español, el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, ha declarado:”América estará con ustedes hasta que la libertad y la democracia se restauren. Vayan con Dios”, afirma en su red social.

El asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, ha instado al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, a que atienda la oferta de amnistía del presidente encargado, Juan Guaidó, y recordó cómo Estados Unidos levantaría las sanciones contra quienes ayuden a que Maduro deje el poder. “Esta es su última oportunidad”, le ha dicho a Padrino López directamente.

“Si este esfuerzo falla, se hundirán en una dictadura sin alternativas. Queremos una transición pacífica del poder, de Maduro a Guaidó. Es posible. Aún están a tiempo”, ha dicho Bolton, quien ha remarcado: “Todas las opciones están sobre la mesa”.

En América Latina, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha encabezado la lista de apoyos a Juan Guaidó y López como abanderados de la Operación Libertad. Ha saludado el respaldo de los militares al proceso de transición hacia la democracia. Almagro ha sido uno de los dirigentes latinoamericanos más comprometidos con la lucha de los opositores a Maduro.

Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Colombia, Ecuador, Panamá, Paraguay,  han recordado su compromiso con la hoja de ruta marcada por Juan Guaidó que tiene como objetivo la convocatoria de elecciones libres y la restauración de la democracia. Los distintos presidentes han expresado su solidaridad con Juan Guaidó. A su vez han pedido que no haya derramamientos de sangre.

El Grupo de Lima se reunió de urgencia y pidió que no se reprima a la población. Va a mantenerse en asamblea permanente. Ha advertido sobre la responsabilidad directa de Maduro y los cuerpos de armados y de inteligencia “por el uso indiscriminado de la violencia para reprimir el proceso de transición democrática”.

En declaraciones a NTN24, el ministro colombiano de Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, ha declarado, tras esta reunión: “El proceso es irreversible. Irreversible. Maduro no tiene futuro”.

En el lado contrario, junto a Maduro, están el presidente boliviano, Evo Morales, y el cubano, Miguel Díaz-Canel. El mexicano López Obrador ha vuelto a pedir que se explore la vía del diálogo, lo que para la oposición venezolana es una forma de dar un balón de oxígeno al régimen chavista.

El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, destacaba cómo la división y el enfrentamiento es “el peor escenario que podemos imaginar”. El Gobierno español ha recordado que sigue defendiendo como una buena decisión el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente encargado de convocar elecciones libres. En general, los países de la UE están esperando a ver qué pasa y han reaccionado con cautela.

Este camino nos ha de llevar al restablecimiento del estado de Derecho en Venezuela y el fin de la usurpación”, señala Troconis

A juicio de Jesús Troconis, profesor de Derecho Internacional Público en la Universidad Carlos III de Madrid, “este camino nos ha de llevar al restablecimiento del estado de Derecho en Venezuela y a la caída del régimen usurpador”.

Gran conocedor de la realidad venezolana, Troconis defiende que la comunidad internacional intente auspiciar una solución en el marco del sistema interamericano, es decir, una intervención humanitaria multilateral, no unilateral”. Sin embargo, el diplomático Fernando Gerbasi no ve posible esta acción por falta de apoyos.

Según Troconis, en Venezuela no cabe hablar de guerra civil porque “la población civil está desarmada y a merced de la autoridad policial”. Aventura un pronóstico: “Esto derrumbará al régimen. Es definitivo”.

El futuro del pueblo venezolano depende de este pulso crucial entre Guaidó y Maduro. O democracia o dictadura. O libertad o represión. O esperanza o frustración. Es el inicio del fin.