Vaya joyita te llevas, Aguado

Angel Garrido e Ignacio Aguado, en la sede de Ciudadanos.

Eso no se hace y desde luego no se hace así. Es difícil tener un comportamiento más indigno que el que ha exhibido Ángel Garrido antes y después de su salto mortal a las listas de Ciudadanos. Es muy dueño de administrar su vida pública como le venga en gana pero existen unas cuantas normas, pocas, que todo ser humano debería respetar si pretende a su vez ser respetado por los demás. Y una de esas normas es la de apuñalar, si  es que hay que apuñalar, de frente y no por la espalda.

Para seguir leyendo pulse aquí