PP y Cs: dejar de votar “con las tripas” para sacar a Sánchez de la Moncloa

Albert Rivera y Pablo Casado en una imagen de archivo

Ante un Vox cuyo objetivo último es irrumpir con fuerza en el Parlamento, PP y Ciudadanos comparten el propósito de sacar a Pedro Sánchez de la Presidencia del Gobierno y saben que, para ello, tendrán que aunar sus fuerzas tras las elecciones generales. Ahora bien, para sumar la suficiente masa crítica no basta con disputarse el mismo espacio electoral en una dinámica de vasos comunicantes, en la que lo que pierde uno lo saca el otro en un ejercicio final de suma cero, sino ampliar su base social. Al margen de su lucha por la hegemonía del centro-derecha, el PP lo intenta con su llamamiento al voto útil al objeto de que no se pierda ni una sola papeleta en aplicación de la Ley D´Hont. Ciudadanos, por su parte, sigue apelando al votante “cansado” del PSOE, pero también del PP, al tiempo que une el destino de Albert Rivera al de Pablo Casado. Coinciden, además, en calificar de “decisiva” esta campaña, con un 40 por ciento de indecisos que esperan alguna señal para terminar de encauzar su voto.

El coordinador de la campaña del PP y vicesecretario de Organización, Javier Maroto, lejos de demonizar el último sondeo de la “factoría Tezanos” prefiere sacar lecciones del mismo. Es más, insiste en que el CIS “corrobora” y “despeja dudas” respecto al que es el eje estratégico con el que los populares se enfrentan a estos comicios, esto es, “que si votamos divididos, Pedro Sánchez se queda”. Alerta respecto al error de aferrarse a la experiencia de lo ocurrido en Andalucía, donde PP, Ciudadanos y Vox sumaron mayoría para descabalgar a la socialista Susana Díaz. “La realidad es tozuda y no se puede extrapolar al conjunto de España”.

El PP quiere explicar “de forma humilde, sencilla y con mucha tranquilidad” que parte de ese voto de centro derecha se puede perder en pequeñas circunscripciones, veinte en concreto, donde la fragmentación alimenta las opciones de la izquierda. Pero no sólo. Porque en otras grandes como Madrid “se juegan cuatro diputados” a favor de uno u otro bloque. Como ya informó El Independiente, esa forma “humilde y sencilla” de explicar los mecanismos de la ley electoral española responde también, en muy buena medida, a no irritar al potencial votante de Vox, sino apelar a “su cabeza, corazón y bolsillo” frente a los que votan “con las tripas”.

Casado insistirá “de forma humilde y sencilla” en la importancia de aglutinar el voto

Asegura que el mensaje del voto útil está surtiendo efecto aunque no parece que el CIS lo haya detectado, no al menos hasta mediados de marzo, cuando tuvo lugar el trabajo de campo del último macrobarómetro. El objetivo del PP es aglutinar “a todo lo que está a la derecha del PSOE” e insisten en la quimera de los casi 11 millones de votos que consiguieron en las elecciones del 20 de noviembre de 2011, cuando no existía Vox y Ciudadanos era un fenómeno catalán. El objetivo del aspirante popular a la presidencia del Gobierno es “abarcar todo el centro derecha desde la moderación, proponiendo, sin gritar”. Agrega Maroto que “votar es un derecho, pero lamentarse durante cuatro años es una opción”, en referencia a la hipótesis de un nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

Si la estrategia con respecto al elector de Santiago Abascal es alertarle sobre el riesgo de un voto que no obtenga representación y alimente a la izquierda, sobre Ciudadanos alientan las dudas respecto posibles alianzas con el PSOE de Pedro Sánchez. “Si lo hizo una vez por qué no lo va a volver a hacer”, inquiere Maroto en referencia al pacto de investidura que ambos partidos firmaron tras las elecciones del 20-D de 2015. Ese es el “punto débil” de los “naranjas”, prosigue el estratega de la campaña popular y eso explica, a su juicio, que Albert Rivera “se abrace al PP, lo que nos sirve para centrarnos”.

50 por ciento de indecisos en Cs

El coordinador de campaña de Ciudadanos y secretario general de esta formación, José Manuel Villegas, se enfrenta a sus propios retos. Tal y como pasó en las andaluzas, recuerda, el 50 por ciento del potencial votante “naranja” “no termina de decidir su voto hasta la misma campaña. Cada vez más gente vota menos por inercia y al partido de siempre”, pero lejos de considerarlo un hándicap se felicita de que “el votante de Ciudadanos analiza y compara y, al final decide”, lo que les obliga a “poner la mejor oferta sobre la mesa”.

Distan mucho las actuales campañas, abiertas, decisivas, de las de antaño “cuando no tenían mucho peso salvo que alguien cometiera un error. Pero el voto ahora es más crítico, más pensado y, a fin de cuentas, demuestra la madurez de la democracia”, de ahí que haya más de un 40 por ciento de voto total indeciso, convertido en oscuro objeto de deseo por todas las formaciones políticas.

Ciudadanos se dirige al votante de PP y PSOE “cansado” con sus partidos

En clara alza electoral con respecto a las elecciones del 26 de junio de 2016, Ciudadanos corre el riesgo, sin embargo, de perder voto a su izquierda (con destino al PSOE) y a su derecha (camino incluso de Vox), pero lejos de plantear por dónde pueden ver mermadas sus fuerzas, “me lo planteo al revés: por dónde podemos ganar”. Y la estrategia electoral del partido de Albert Rivera está dirigida al votante de PP y de PSOE “que está cansado de sus partidos, esa es la línea de crecimiento” para una contienda electoral que de desarrolla “en circunstancias excepcionales”. Eso también explica la política de “fichajes” en caladeros tanto socialistas como populares.

¿Y cuáles son esas circunstancias de excepción de las que habla Villegas? “El golpe de estado en Cataluña” y que el presidente del Gobierno “se haya paseado con los independentistas por los jardines de Moncloa” en alusión a esa visita junto a Quim Torra para enseñarle la fuente de las citas secretas de Antonio Machado y Guiomar. Pero no sólo, porque también es excepcional para Villegas el pacto económico de Sánchez con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y recuerda: “precisamente por esas cosas echaron a Sánchez del PSOE”.

Sánchez “está inhabilitado a nuestros ojos”

En definitiva, Sánchez “está inhabilitado a nuestros ojos para ser presidente del Gobierno ni un día más y los ciudadanos deben saberlo”, lo que justifica, explica, la oferta para una alianza con el PP. Ciudadanos se salta así lo que ha sido tónica habitual de las estrategias electorales, esto es, no revelar nunca la política de pactos. Pero la única forma de parar a Sánchez “es ofrecerle ese acuerdo al PP. No hay otra fórmula. Que los españoles sepan qué vamos a hacer con su voto”, defiende.

Los “naranjas” no se sienten aludidos por el llamamiento al voto útil del PP. Villegas cree que ese mensaje va más dirigido a Vox y no a una formación como Ciudadanos “que es la tercera fuerza política del país y que con nuestro porcentaje vamos a tener representación en todas las provincias”. Es más, recuerda que el que “está bajando en todas las encuestas es Pablo Casado” por lo que apunta a que el voto útil es el de Ciudadanos.