Maduro ordena el cierre de Radio Caracas mientras crece la tensión en Venezuela

Ciudadanos venezolanos, este martes en Caracas.

El régimen chavista que encabeza Nicolás Maduro ha ordenado este martes el cierre de Radio Caracas, la emisora más antigua de Venezuela y una de las principales estaciones libres del país. La propia RCR ha informado de esta situación con un mensaje en sus redes sociales: “Una comitiva de CONATEL acaba de llegar a nuestras instalaciones y ordenó el cierre de nuestra señal abierta por el dial 750 AM”. CONATEL es la Comisión Nacional de Telecomunicaciones del régimen. La emisora ha decidido seguir adelante con su programación en Internet, aunque el régimen de Maduro también está intentando capar las redes en el país.

La situación es cada vez más tensa en Venezuela después de que Juan Guaidó liberase esta mañana, junto a un grupo de militares, al opositor Leopoldo López, encarcelado desde hace cinco años. Ambos comparecieron junto a la base de La Carlota junto a un grupo de soldados fieles solicitando el apoyo de las Fuerzas Armadas y la movilización masiva de la población.

La base militar de La Carlota está siendo el centro de la revuelta. Es un importante enclave estratégico y un bastión del ejército chavista, que a estas horas se encuentra absolutamente rodeado por ciudadanos leales al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, que asumió el poder en enero tras la expiración del poder de Nicolás Maduro. Guaidó es el presidente de la Asamblea Nacional democráticamente elegida en las urnas, que Maduro intentó puentear tras su derrota legislativa creando una Asamblea paralela que convocó unas elecciones fraudulentas y no reconocidas por la comunidad internacional, en las que ahora basa su intento de aferrarse al poder.

Los civiles concentrados alrededor de La Carlota están siendo duramente reprimidos por la Policía chavista, aunque los esfuerzos a esta hora se centran en acceder al interior de la base. Han conseguido romper la reja de seguridad y es constante el lanzamiento de piedras y otros objetos hacia el interior, donde se observa un constante trasiego de tropas e incluso un incendio de origen desconocido.