Los efectos de la rotura del cable de Tarifa: 29.000 litros de vertidos en el Estrecho

Estrecho de Gibraltar.

La segunda rotura del cable de Tarifa ha tenido como consecuencia que 29.000 litros de líquido refrigerante hayan acabado en el Estrecho. Esta segunda rotura se produjo el 16 de septiembre del año pasado y se localizó a 9,2 kilómetros de la costa de Marruecos y a unos 480 metros de profundidad.

En una nota, recogida por Europa Press, Agaden-Ecologistas en Acción afirma que la Red Eléctrica Española y administraciones como el Ayuntamiento de Tarifa (Cádiz), la Dirección del Parque Natural del Estrecho, la Delegación Territorial de Medio Ambiente y la Capitanía Marítima “han ocultado a la opinión pública” esta segunda rotura en el cable.

Ante esta situación, Agaden-Ecologistas en Acción asegura que denunciará los hechos ante la Unesco. En el comunicado, critican que tanto la administración como la empresa quitan importancia al incidente llegando a decir que “el fluido aislante no ha tenido afección al medio”. Ante ello, desde Agaden-Ecologistas en Acción explican que el refrigerante vertido es “tóxico al ingerirlo y también perjudicial al contacto con la piel”.

Además, recuerdan que el hecho de que el cable se haya roto dos veces en “los últimos dos años” es una señal de que “algo falla en los sistemas”.