Podemos hace oídos sordos al posible pacto con IU en Madrid y cierra las vías de diálogo

Podemos se cierra a cualquier pacto en la Comunidad de Madrid antes de las autonómicas del 26 de mayo. La opción de que existan tres candidaturas a la izquierda del PSOE está más cerca de ser una realidad en la izquierda madrileña, que hasta hace dos meses planeaba concurrir unida bajo las siglas Unidos Podemos. Esta candidatura comenzó a desgajarse con el anuncio de Más Madrid, la apuesta de Iñigo Errejón y Manuela Carmena, y la ruptura se ahonda con el lanzamiento de Madrid en Pie, formada por Izquierda Unida y Anticapitalistas. Esta última plataforma invitó públicamente a Podemos a sellar una alianza para ir juntos el 26M. Una oferta a la que el partido de Iglesias ha hecho oídos sordos después de rechazar también el acuerdo con Errejón. Por el momento, según señalan fuentes de Madrid en Pie, “no hay ninguna interlocución” entre ambas fuerzas.

El lanzamiento de Más Madrid por Iñigo Errejón y el rechazo contundente del mismísimo Pablo Iglesias a un posible acuerdo electoral ha roto por completo el escenario. A principios de año la alianza entre Izquierda Unida y Podemos se daba por hecha tras meses de reuniones entre la dirección de IU y la de Ramón Espinar. El movimiento de Errejón con el lanzamiento de Más Madrid provocó un terremoto a varios niveles: por una parte, provocó una revolución interna en Podemos y la reacción inmediata de su líder. Iglesias lanzó un vídeo donde situaba a Errejón como un adversario electoral. Un gesto que no consultó con el entonces líder de Podemos Madrid, Ramón Espinar, y que cerró la puerta a cualquier tipo de acuerdo. Espinar dimitió poco después antes las discrepancias con Iglesias sobre la estrategia. El ex dirigente madirleño abogaba por unir fuerzas en una candidatura y evitar así la bicefalia de apoyar a Carmena y renegar de Errejón. Pero Iglesias impuso su criterio y avino a Espinar a dar un paso atrás ante el riesgo de que hiciera pública la discrepancia y abriera un pulso al líder. Desde entonces es la dirección nacional la que mantiene el control sobre la candidatura madrileña dirigida por Isa Serra a través de una gestora nombrada por Iglesias.

Más allá de la situación interna de Podemos, este nuevo escenario también dinamitó la dinámica de alianzas con Izquierda Unida. Después de meses de reuniones, los nuevos acontecimientos devolvieron la negociación a la casilla de salida. Fuentes de IU critican la falta de voluntad de Podemos que ha arrastrado a la hora de negociar y apuntan a los “desplantes tremendos” del partido morado durante la negociación. Otras fuentes señalan que “nunca ha habido negociación como tal”, sino que les han presentado “lentejas”: un paquete de puestos cerrados que tomar o que rechazar, sin debatir de propuestas de programa o de estrategia.

Es por esta razón que Izquierda Unida abrió un referéndum preguntando sobre este pacto con Podemos, por el que Podemos le ofrecía los puestos 2, 6 12 y 13 de la lista y que fue rechazado por el 60% de las bases. En la presentación de los resultados, la candidatura de Madrid en Pie hizo un nuevo llamamiento a Podemos para el entendimiento con la única condición de que concurrieran a unas primarias conjuntas. Una llamada que, de momento, no ha obtenido respuesta. En estos momentos no hay ninguna vía de diálogo abierta entre ambas formaciones, y ni siquiera tienen interlocutores asignados para estas conversaciones.

Mientras la candidata de Podemos ha mostrado su intención de llegar a acuerdos, la dirección ha cerrado el paso

Esta negativa viene impuesta directamente por la ejecutiva de Iglesias y más en concreto por Irene Montero, que está supervisando la candidatura junto a Juanma del Olmo y Jesús Santos, el portavoz de la gestora madrileña nombrada a dedo. La candidata de Podemos, Isa Serra, ha manifestado en los últimos días su voluntad de llegar a un acuerdo con otras fuerzas de izquierda. El lanzamiento de Madrid en Pie, reconocía en una entrevista en Madrid Diario, “no es incompatible -sino todo lo contrario- con una posibilidad de acuerdo con Podemos. De hecho, creo que en esta candidatura, para que sea más fuerte y para que convenzamos a más gente para que vaya a votar el 26 de mayo, lo que necesitamos es que esté tanto IU como Anticapitalistas”. “Yo creo que con IU tenemos muchos y sería una decepción para muchísima gente que no fuéramos juntos. Mucha gente está ya cansada de los problemas entre los políticos y de las divisiones internas y querría que fuésemos juntos”, añadía en la misma entrevista.

Sin embargo, este guante no ha sido recogido por la dirección estatal de Podemos, que no está dispuesta a hacer concesiones a otras fuerzas. En Podemos justifican esta decisión en que ya ha hecho sus primarias en Madrid para elegir a Isa Serra. Por otro lado, la candidatura de Madrid en Pie ultima ya el proceso de primarias para configurar sus listas autonómicas, y prevé lanzarlo la semana que viene. La invitación a Podemos se mantiene sobre la mesa, sin grandes opciones de salir y con el riesgo de que la fragmentación de la izquierda imposibilite después un Gobierno. En 2015, IU en la Comunidad de Madrid no llegó al 5%; si esos votos hubieran ido a parar a una candidatura conjunta con Podemos, hubiera habido mayoría en la Asamblea madrileña para impedir un Gobierno del PP en la capital.