Oliu admite que Sabadell está infravalorado y puede ser objeto de una OPA

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu.

Josep Oliu, presidente de Banco Sabadell, ha reconocido que el banco, muy castigado en Bolsa, “está subvalorado y puede ser una oportunidad para otros, que “pueden ver y pensar que el banco vale más de lo que está cotizando”.

Las acciones de Sabadell caen un 54% en poco más de un año, desde enero de 2018. Y, en este escenario, ha indicado que “cuando algo está barato es una oportunidad para el que quiera entrar”. Sin embargo, ha matizado que esta infravaloración no es exclusiva de Sabadell, sino que afecta a toda la banca europea.

“Este banco está barato. Cotiza a o,5 veces valor en libros, algo inédito, pero en Francia también BNP cotiza a este ratio, y Société Générale cotiza a 0,3 veces, como Deutsche Bank.

Pide un nuevo Gobierno que reduzca la deuda y ataque el problema del paro”

Pese a estas valoraciones, ha destacado que no hay apetito en el mercado entre otros motivos porque el discurso de la esperada subida de tipos de va aplazando un año tras otro.

Por otro lado, Oliu ha lanzado un mensaje al nuevo Gobierno que salga de las urnas en las próximas elecciones generales que se celebrarán el 27 de abril: que luche contra el paro y haga un esfuerzo por reducir la deuda o, al menos, mantenerla.

Un día antes de la celebración de la junta general de accionistas, en la que Oliu será reelegido por cuatro años más, ha mostrado su deseo de cara a los próximos comicios: “Que haya un Gobierno, aunque no sea estable” y que “no haya que repetir elecciones”, ha señalado. En esta línea sí ha destacado lo deseable de que se forme un Gobierno “estable”, dado que que “tiene más opciones de hacer reformas”.

Al nuevo Gobierno le pide, principalmente, reformas para atajar el problema del desempleo y una reducción de la deuda pública, puesto que la Administración, en su opinión, sufriría con un cambio de ciclo.

“La tasa de paro sigue siendo del 14%, aunque haya bajado desde el 20%. Es un problema que hay que atajar”, ha subrayado.

Ha recordado el necesario saneamiento de las cuentas públicas, mediante la reducción de la deuda. “Llevamos cuatro años de fase de ciclo positivo. Nos ha venido bien porque hemos ido tapando los agujeros de la gran crisis y el sector privado ha hecho una transformación brutal durante los últimos 10 años en términos de desapalancamiento. La deuda privada ha pasado del 150% sobre PIB al 70% y las empresas han hecho gran esfuerzo de desapalancamiento que ha venido también dado por la mejor situación competitiva, sobre todo a nivel internacional. El sector privado está bien preparado para cambios en un cambio de coyuntura, pero el sector público, si el país tuviese un movimiento cíclico negativo, tendría una situación complicada”, ha explicado Oliu.

Como ciudadano y no como presidente del banco, reconoce que prefiere “una bajada de impuestos”, aunque los “partidos de izquierda siempre suben la fiscalidad”.

Dardo a los analistas

Oliu ha hecho referencia, sin aludir directamente, a un reciente informe de Bank Of America Merril Lynch, muy crítico con el banco, que apuntaba la necesidad de Sabadell de realizar una ampliación de capital. “Perdónales [a los analistas], señor, pero no saben de qué hablan”, ha ironizado, al tiempo que ha rechazado de plano esta posibilidad.

“No es verdad. El banco no va a hacer ninguna ampliación de capital, porque se hacen cuando hace falta”, ha indicado. Ha recordado que el banco tiene el 11,3% de capital y ha cerrado 2018 con un 11,7%. Nuestro deseo es llegar a final de año al 12%”, ha añadido.

En cuanto a su negocio en Reino Unido, Oliu ha reconocido que su filial en la región, TSB, “es un candidato a consolidación a partir de dos o tres años, cuando el banco tenga un valor. Entonces el banca analizará cuál es la mejor forma: fusión, compra o venta pueden ser pero no antes de tres años”.

Tras los problemas en la migración tecnológica de TSB, el primer espada indica que están “afrontando el futuro desde un banco ya operativo y habiendo pasado un coste que teníamos con riesgo”.

¿Fusión con Bankia?

En torno a una posible fusión con Bankia, ha rechazado conversaciones de cara a una posible operación y asegurado que “no hay nada encima de la mesa”, pero precisando que, a veces, en el futuro, “lo que está debajo de la mesa puede ponerse encima”.

También ha reclamado seguridad jurídica en los tribunales Europeos, tras reconocer que la sentencia en torno a las hipotecas IRPH sí puede ser un “issue” (problema) para las entidades. “Espero que las decisiones judiciales sean razonables. Los bancos han actuado con la normativa vigente. Eran cláusulas que eran determinadas pro el Banco de España”, ha manifestado.