La aznarista Cayetana Álvarez de Toledo número uno del PP por Barcelona

Cayetana Álvarez de Toledo.

La periodista y ex diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo encabezará la lista popular por Barcelona para las elecciones generales del 28 de abril. Muy crítica con Mariano Rajoy, dejó el escaño antes de las elecciones generales de 2015, a sabiendas también que Génova no iba a contar con ella. Miembro de FAES, muy próxima, por tanto a José María Aznar, con su candidatura Pablo Casado intenta un doble vacuna, por un lado, contrarrestar la fuerza de la cabeza de lista de Ciudadanos por esta circunscripción y, por otro frenar a Vox con una persona que tiene un mensaje muy claro con respecto a Cataluña y la unidad de España.

De hecho, fue Cataluña el gran caballo de batalla para Álvarez de Toledo, el motivo de su distanciamiento con un partido que a vuelto a rescatarla y que supone el desplazamiento de Dolors Montserrat, la que ha sido hasta ahora portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, tal y como adelantó El Independiente. Lo más probable es que Montserrat salte a la lista por Madrid, acaso de “número dos” a pesar de que muchos apostaron por la actual presidenta del Congreso, Ana Pastor, para ese puesto.

«Ni la hipótesis de una renovación profunda de las candidaturas del PP ni la incertidumbre que provoca el resto de opciones políticas pueden compensar lo que me parece un hecho incontestable: en estos cuatro años de mayoría absoluta, la democracia ni se ha regenerado ni se ha defendido», escribió enuna carta de despedida publicada en el mundo en octubre del año 2015 tras siete años de diputada. «El Gobierno ha despreciado la política y ha desoído todas las alarmas. Ni las advertencias internas y externas, ni la grave pérdida de poder autonómico y municipal, ni la irrupción de un poderoso adversario en el espacio electoral del PP le han movido a la rectificación», añadía fiel a las tesis de Aznar para concluir que «desde mayo hemos asistido a una renovación cosmética, a una convención sin propuestas y a una campaña catalana errática y la actitud del presidente Rajoy ante el reto separatista catalán ha sido determinante».