El gigante petrolero saudí Aramco desvela sus cuentas: ingresa 1.000 millones cada día

La petrolera saudí Aramco desvela sus cuentas: ingresa casi 1.000 millones al día.

La caja de Aramco registre una actividad frenética. El gigante saudí del petróleo cerró 2018 con unos ingresos de 355.900 millones de dólares (316.812 millones de euros), unos 972 millones al día, según datos publicados este lunes.

La petrolera, que ha mantenido hasta ahora ocultas sus cifras, se ha desvelado como la mayor empresa del mundo por beneficios, que ascendieron a 111.100 millones de dólares (98.898 millones de euros), mientras que su resultado bruto de explotación (ebitda) ascendió a 224.000 millones de dólares (cerca de 200.000 millones de euros) casi tres veces superior al de Apple. Su margen ebitda se situó en el 63,7%.

La compañía controlada por el Estado saudí se ha visto forzada a hacer públicas sus cuentas al reclamar calificación crediticia, con el objetivo de realizar su debut internacional en el mercado de deuda, donde se espera que cierre una emisión de al menos 10.000 millones de dólares (8.902 millones de euros).

La empresa prepara su debut en el mercado de bonos con una emisión que podría superar los 10.000 millones dólares

Tanto Moody’s como Fitch han otorgado a Aramco notas sólidamente asentadas en el terreno del “grado de inversión”. Mientras que la primera le concedió un A1, Fitch ha calificado su deuda como A+ (se trata de notas varios niveles por encima de la que otorgan, por ejemplo, al Reino de España).

Las agencias han resaltado que la petrolera saudí cuenta con una liquidez muy elevada y acumula 48.800 millones de dólares en caja. Según sus respectivos informes, Aramco produjo en 2018 un volumen de 13,6 millones de barriles de petróleo equivalente (boe) diarios y tiene acceso a reservas probadas de 256.900 billones de barriles de petróleo y gas.

El pasado miércoles, Aramco anunció la compra de un 70% del capital de SABIC, una de las mayores petroquímicas del mundo, también controlada por el Gobierno saudí, por 69.100 millones de dólares, en el marco de la estrategia de integración vertical de la compañía.

Según Moody’s, la liquidez y la flexibilidad financiera de Aramco le permitirán financiar la adquisición de SABIC sin la necesidad de recurrir a financiación externa, incluso en escenarios de precios del petróleo bajos.

El Gobierno saudí anunció en 2017 planes para privatizar el 5% del capital de Aramco, pero el año pasado decidió paralizar la operación, que se esperaba que fuese la mayor salida a la bolsa de la historia, sin explicar los motivos. La anunciada salida a bolsa tenía como objetivo obtener fondos para financiar los planes del príncipe heredero, Mohamed bin Salman, de reducir la dependencia del país del petróleo.