Así son los Predator, los drones de 20 metros con los que el Ejército vigila desde el aire

El Ejército del Aire recibirá en los próximos meses los dos primeros de los cuatro drones Predator B adquiridos por las Fuerzas Armadas, avanzados sistemas aéreos no tripulados que pueden ser utilizados en misiones de inteligencia para captar miles de imágenes y vídeos al día.

Los dos primeros aparatos llegarán a España después del verano, el tercero a finales de este año y el cuarto y último ya en 2020. Van acompañados de dos estaciones de control y los sistemas que en tierra serán los encargados de la captura, almacenamiento y disenimación de la información.

Así lo ha explicado a Europa Press Ricardo Sáenz Amandi, el director de Defence & Security Programmes de GMV, la empresa que ha diseñado y fabricado estos sistemas de recepción de imágenes, que ya están en marcha en otros países europeos como Italia, Francia y Reino Unido.

Miles de imágenes

Según ha señalado, los Predator serán capaces de adquirir miles de imágenes a muy alta calidad, lo que ahora abre la puerta al desarrollo de técnicas de inteligencia artificial que sean capaces de procesar esa cantidad ingente de información.

“El problema es precisamente la cantidad de información que son capaces de producir”, ha explicado a Europa Press. De hecho, ha revelado que solo aproximadamente un diez por ciento de esas imágenes y vídeos acaban siendo analizadas por un experto.

“Todos los esfuerzos están puestos ahora en desarrollar herramientas de inteligencia artificial capaces de tratar esa información. Que un ordenador analice las imágenes y cuando detecte algo anómalo sea cuando avise al analista de que tiene que ver esa información para tomar una decisión”, ha insistido.

Los Pedrator son fruto de un proyecto lanzado por el Ministerio de Defensa con una cuantía de compra de 158 millones de euros y operarán desde la base aérea de Talavera la Real (Badajoz), debido al escaso tráfico aéreo de la zona.

Sin embargo, habrá un segundo equipo de recepción de información en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid), desde donde se reenviarán las imágenes a los órganos pertinentes de las Fuerzas Armadas o incluso otros Ministerios, Guardia Civil, Policía Nacional o Salvamento Marítimo, ya que los drones también pueden colaborar en otros cometidos como, por ejemplo, de vigilancia marítima.

Se trata de un sistema avalado por la OTAN y por tanto compatible con todos sus equipos, de manera que podrá ser utilizado en ejercicios multinacionales. El equipo de recepción de información está ya de hecho preparado para el futuro de la aviación no tripulada, el Euromale, aún en proyecto.

Características

Los drones MQ-9 Predator B tienen 20 metros de dimensión de ala a ala y once de largo. Pueden alcanzar una velocidad de hasta 444 kilómetros por hora, un techo de vuelo de 15 kilómetros y una autonomía de 27 horas, en las que cuales puede operar sin ser advertido desde tierra.

GMV ha participado esta semana en el World ATM Congress, el Congreso Mundial de Navegación Aérea, donde se está analizando además la posibilidad de compatibilizar los drones con la aviación civil. “Cómo se va a poder hacer que vuelen en territorio nacional o zonas europeas coordinados con el tráfico civil”, ha explicado Sáenz.