Marta Rovira retoma las riendas de ERC en plena batalla por los presupuestos

Marta Rovira, en febrero entrando en el Tribunal Supremo.

Ginebra y Waterloo serán escenarios hoy del siguiente capítulo del sainete en el que se ha convertido la fijación de postura sobre los presupuestos generales del independentismo catalán. En plena guerra de declaraciones entre el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y Esquerra por el apoyo independentista al Gobierno de Pedro Sánchez, Torra visitará hoy a Carles Puigdemont en Waterloo, un encuentro previo al del ex presidente con la cúpula del PDeCat. Mientras, ERC reunirá por primera vez a su Ejecutiva en Ginebra, donde ha fijado su residencia Marta Rovira tras huir de la justicia española.

Será la primera vez que la dirección del partido republicano se reúna en la ciudad Suiza para que participe en la Ejecutiva su secretaria general desde que Rovira huyó el pasado marzo para evitar la prisión preventiva, junto a la dirigente de la CUP Anna Gabriel. Desde entonces y hasta que el juez instructor del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, decidió retirar las órdenes extradición emitidas para los procesados por el 1-O, Rovira había mantenido un extremo mutismo desde su refugio suizo, que contrastaba con la hiperactividad de Carles Puigdemont y el también republicano Toni Comín en Bélgica.

Pese a ello, Rovira nunca ha dejado el cargo de secretaria general del partido, por el que sigue cobrando según fuentes republicanas. Y a las puertas del juicio del 1-O, que devolverá en breve a Oriol Junqueras y al resto de procesados en prisión provisional a Madrid, los republicanos han decidido reactivar su liderazgo. Rovira reapareció el pasado diciembre, para explicar desde Suiza en unas inesperadas declaraciones por qué su formación consideraba también “una provocación” la celebración de un Consejo de Ministros en Barcelona.

Hoy previsiblemente sea ella la encargada de fijar la posición republicana frente a los Presupuestos Generales del Estado (PGE), una postura que ayer Joan Tardà, portavoz del partido en el Congreso, recordó a Quim Torra que solo depende de Esquerra. Los republicanos llevan días insinuando su apoyo a la tramitación de las cuentas socialistas a cambio de un “gesto” de Pedro Sánchez. Una postura que comparte buena parte del PDeCat, pero no el núcleo duro de JxCat, ni el president Torra.

Puigdemont convoca a Bonvehí

Paralelamente, el encuentro Torra-Puigdemont será el preámbulo de la reunión de la ejecutiva del PDeCat que el ex presidente catalán presidirá el lunes en su refugio belga. El presidente del partido, David Bonvehí, anunció el pasado lunes esa “ejecutiva extraordinaria en Waterloo” en clave electoral. “Tenemos por delante un año importante electoral y políticamente y queríamos celebrar una de las primeras reuniones con Puigdemont” argumentó Bonvehí refiriéndose a las elecciones municipales y europeas.

Pero es improbable que el encuentro no sirva también para debatir la postura del grupo del PDeCat en el Congreso ante la tramitación de los PGE que el Consejo de Ministros aprobará hoy. Una cuestión que ya centró la reunión del pasado lunes, en el que la ejecutiva se partió entre los puigdemontistas, encabezados por Miriam Nogueras, y los partidarios de dar unos meses más de vida al gobierno de Pedro Sánchez, que lidera Ferran Bel.