Los taxistas comienzan a ceder y desconvocan las protestas frente a Génova

Tras 11 días de paros, los taxistas comienzan a dar muestras de que el conflicto, como es normal, se les está haciendo demasiado largo. El sector, que en la noche de este miércoles intentó cortar la Gran Vía de Madrid, ha desconvocado las protestas frente a la sede del Partido Popular en la calle Génova como “gesto de buena voluntad”.

Buscan así un acercamiento que les permita “abrir nuevas posibilidades” a una negociación que ahora mismo está enquistada. La Comunidad de Madrid ya ha marcado su línea roja con la precontratación, mientras que los taxistas insisten en que esa es una condición indispensable para acabar con los paros.

La última propuesta, presentada este miércoles por el sector del taxi, volvió a encontrarse con la negativa de Ángel Garrido, presidente regional. Ese rechazo, esperado ya que el borrador no tenía ninguna novedad respecto a ofertas anteriores, ha dejado claro a los huelguistas que la Comunidad no va a moverse un centímetro.

La asamblea celebrada en la noche de este miércoles ha decidido que no estarán frente a la sede del PP, formación a la que han señalado como su gran enemigo, pero que sí que volverán a ocupar la Puerta del Sol, sede del ejecutivo regional, por la tarde.

Además, han acordado que presentarán un nuevo borrador, que esperan tener listo este jueves si los equipos jurídicos que les asesoran llegan a tiempo, con el que se puedan explorar “alternativas” sin perder “la esencia” de las reivindicaciones.

Los principales reclamos de las agrupaciones del sector pasan por el establecimiento de un tiempo de una hora de precontratación para los servicios de Uber y Cabify, prohibirles hacer recorridos inferiores a los cinco kilómetros y obligar a los vehículos VTC a regresar a su base después de cada trayecto.

El propio Garrido ya ha calificado de “inaceptables” estos planteamientos, alegando que las últimas propuestas son “más radicales que las anteriores” y acusando a los taxistas de buscar la “eliminación” de las VTC.

Todo el sector está pendiente de la comparecencia este jueves del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en el Congreso de los Diputados y esperan un guiño desde el Gobierno que, hasta ahora, se ha librado de las iras de los taxistas.