El juez releva al jurado que denunció presiones y quiso retractarse en el ‘caso Ibar’

Pablo Ibar, junto a su abogado, después de conocer el veredicto de culpabilidad.

Nuevo revés para Pablo Ibar. El magistrado que juzga su caso, Dennis Bailey, ha decidido apartar el integrante del jurado que condenó a Ibar y que había pedido poder retractarse de su apoyo al veredicto de culpabilidad. Este jurado, cuyo apellido es Collins, también reconoció ante el juez ser el autor de los mensajes difundidos a través de una red social y en los que denunciaba “presiones increíbles” y “bullyng” para actuar de determinada manera en un caso de extrema gravedad que debía juzgar. La decisión se adopta después de haber rechazado todas las peticiones hechas por la defensa. Los abogados de Ibar ya han avanzado que la recurrirán ante el Tribunal de Apelaciones de Florida, ante el que también está previsto que recurran el veredicto de culpabilidad.

La decisión conocida esta tarde de relevar a Collins supone un nuevo golpe para la defensa de Ibar que confiaba en que éste pudiera decantarse por imponer la pena más leve de entre las dos opciones a las que ahora se enfrenta Ibar tras el veredicto de culpabilidad emitido el pasado día 19: cadena perpetua o pena de muerte. Precisamente el Fiscal del caso había solicitado al juez que Collins fuera apartado para consolidar así las opciones de unanimidad que requiere la condena y que por parte del ministerio fiscal es la pena capital.

En el interrogatorio llevado a cabo ayer al miembro del jurado no se le preguntó por sus denuncias de presiones ni de bullyng y simplemente fue cuestionado por si él era el autor de los post hechos públicos, autoría que reconoció. El juez se limitó a imponerle el cierre de su cuenta en Reddit, a lo que éste accedió. Collins negó ante el juez haber sido “contaminado” por información del exterior.

La condena, el 25

El juez ha citado a los integrantes del jurado para una sesión preliminar el lunes día 4 de cara a la preparación de la vista del 25 de febrero próximo en la que deberán pronunciarse sobre la sentencia que se impone a Ibar tras declararlo culpable del asesinato de un hombre y una mujer en 1994. Los 12 miembros del jurado deberán decidir entre la pena de muerte o la cadena perpetua, como solicita la Fiscalía. Finalmente será el juez quien decida. Tendrá la potestad de rebajar la pena, si así lo considera, en caso de que se opte por enviar de nuevo a Ibar al corredor de la muerte. En caso de no alcanzarse una posición unánime la sentencia que se aplicaría a Ibar sería la cadena perpetua.

La decisión sobre este miembro del jurado se suma a la que hace unos días también adoptó el juez contra otro de los miembros del mismo que habría escuchado información relevante sobre los precedentes procesales de Ibar durante el periodo de deliberaciones. Según aseguró el miembro del jurado, conocido como ‘Sr. Black’, escuchó a una abogada y un juez, en un área del tribunal, conversando sobre el caso Ibar sin percatarse de que ante ellos se encontraba un integrante del jurado que en esos momentos deliberaba sobre su veredicto. Tras ser llamado a declarar de nuevo ante el juez la semana pasada, éste decidió que la información que escuchó no fue relevante y por tanto no invalidaba el proceso llevado a cabo para emitir el veredicto, si bien lo relevaba como miembro suplente del jurado.