Susana Díaz se aferra al poder con guiños a Cs y Ferraz le enseña la puerta de salida

La dirección del PSOE ha abierto este lunes la puerta a la dimisión de Susana Díaz al frente de los socialistas andaluces, si es necesario para garantizar la gobernabilidad de Andalucía al margen de Vox.

“Todos tenemos muy asumido que nuestro papel está subordinado al éxito de nuestro proyecto político y con generosidad todos estamos a disposición de la organización”, ha afirmado el secretario de Organización, José Luis Ábalos, tras la reunión que ha mantenido esta mañana la comisión permanente del Comité Electoral, para analizar los resultados de este domingo.

Díaz se aferra a su victoria en las elecciones, pese al batacazo en escaños, y ha asegurado que “ha entendido el mensaje de los votantes socialistas”, reconociendo que “nuestras políticas no han hecho que los votantes que se sienten de izquierda hayan acudido a las urnas”.

También ha lanzado un mensaje a su partido, apuntando a que “todo el PSOE tiene que hacer una reflexión”, y ha dicho a Ciudadanos que “lo normal es que el tercero apoye al primero” a la vez que les ha pedido “apertura de miras” para sumar escaños e intentar una investidura a la que, ha dicho, se presentará “porque he ganado las elecciones”.

Aunque la ejecutiva federal se reunirá mañana para analizar la situación con mayor profundidad, el secretario de Organización ha dejado claro que “la dirección general se siente responsable e implicada en todo este proceso y va a ejercer como tal en todo el proceso de gobernabilidad en Andalucía y de renovación y actualización del proyecto socialista, no solamente en Andalucía, sino en el conjunto de España”.

‘No anticipar nada’

Sobre una posible dimisión de Díaz, ha dicho también que los socialistas andaluces son “lo suficientemente inteligentes y responsables para llevar adelante su proceso y aportar lo mejor de sí mismos”. En esa línea, ha llamado a “no anticipar nada en un proceso que en principio se presume muy abierto” y en el que “de lo que se trata es de tener un programa común de progreso y desarrollo para Andalucía”.

Ábalos ha hecho hincapié en que el PSOE no solo ha sido el partido más votado en Andalucía, sino también en el 80 % de los municipios, por lo que ha reivindicado que le corresponde -como ya ha anunciado que va a hacer Díaz- liderar el proceso de diálogo con las otras fuerzas políticas para encontrar una solución de gobernabilidad.

En su análisis de la fuerte irrupción de Vox en el Parlamento andaluz, la dirección socialista la atribuye a un “voto radical de descontento, temor, miedo e incertidumbre de los perdedores de la crisis”, a los que ha prometido que el Ejecutivo de Sánchez va a impulsar políticas que les beneficien. “Esto no nos produce ningún efecto de debilidad, sino un gran incentivo para nuestra acción de Gobierno”, ha asegurado el también ministro de Fomento.

Sobre la posibilidad de repetir los comicios antes de que la derecha se apoye en Vox para gobernar, ha señalado que una repetición electoral solo se produciría como “resultado de la incapacidad para encontrar una fórmula que permita una investidura”.

Niega el rechazo a Sánchez y el ‘efecto contagio’

El dirigente del PSOE ha rechazado además que los resultados de Andalucía puedan trasladarse a nivel nacional y que los andaluces hayan castigado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por su relación con los independentistas catalanes.

A ese respecto, ha recalcado que cada territorio tiene su singularidad y que Díaz “decidió poner a Andalucía como punto central” de su campaña, y ha sostenido que en unas generales la “participación hubiera sido otra y los resultados también, incluso con los conocidos ahora mismo”.

Ábalos ha replicado a los que comparan la relación del PSOE y los independentistas con la del PP y Vox que los socialistas, a diferencia de los ‘populares’, nunca han dicho que compartan valores con los independentistas, mientras que ellos sí dicen compartir valores con Vox.