Setas para comerse el otoño

Setas de Serrano

Boletus, rebozuelos, níscalos, trompetas de la muerte… seguro que muchos de vosotros ya estáis familiarizados con estos nombres porque habéis buscado restaurantes donde poder degustar estos manjares que nos trae el otoño. Encontrar restaurantes donde encontrar buenas setas no es tarea fácil y cuando llega la temporada nos volvemos locos para buscar esa variedad que alguna vez probaste y de la que recuerdas su delicada textura o su exquisito sabor. Aquí te lo ponemos fácil y te proponemos una selección de restaurantes especializados donde poder comer setas en sus diferentes elaboraciones.

Cisne Azul

Cisne Azul

El Cisne Azul, tradición micológica

Si hablamos de setas en Madrid sin duda se piensa en el restaurante El Cisne Azul. El experto micológico Julián Pulido y su hijo Miguel Ángel harán las delicias de los amantes de las setas. En Madrid existen muchos sitios donde encontrar platos elaborados con setas pero es casi imposible disfrutar de tanta sabiduría y profesionalidad cuando se traslada el mundo micológico a la mesa como en este restaurante. El Cisne Azul es un local tradicional y acogedor en el que disfrutarás de una experiencia única en la capital con más de 80 variedades de setas gracias a la estrecha relación que han consolidado sus dueños con los principales productores de toda España. El Cisne Azul, y así lo confirma Julián, garantiza el aprovisionamiento de setas durante todo el año a pesar de que cada una tenga su momento. Variedades salvajes de bosque como las colmenillas, perretxikos o la trompeta de los muertos son sólo algunas de las diferentes especies de las que podrás degustar.

Baluarte

Baluarte

Baluarte, 20 años de menú micológico

En pleno casco urbano de Soria se encuentra el restaurante Baluarte del chef Óscar García. Con una Estrella Michelín y dos Soles Repsol este templo del comer soriano cuenta cada otoño con un menú micológico ya famoso en la zona, una de las más importantes para la recogida de muchas variedades de setas en España. Por 64 euros puedes disfrutar de once pases donde se pueden degustar hasta 6 variedades diferentes de setas. La maestría que le dan los veinte años que lleva este chef elaborando este menú, temporada tras temporada, hacen de Baluarte un lugar con parada obligada para los amantes de la gastronomía en general y de las setas en particular.

Ganbara

Ganbara

Ganbara, setas como apuesta segura

En San Sebastián se encuentra esta casa de comidas donde su filosofía, basada en la calidad de los productos de la tierra que ofrecen, es su bandera. Comprometidos con la tradición donostiarra de ofrecer delicioso pintxos desde 1984 podemos encontrar que, después de tres generaciones, nos siguen deleitando con sensacionales y sorprendentes elaboraciones.

Una de sus grandes apuestas para satisfacer a sus clientes es la oferta de setas y así lo podemos apreciar en su barra donde te ofrecen multitud de posibilidades a la hora de pedir entre hongos y setas de temporada tanto en formato pintxo, que son los que más triunfan, como en formato plato.

Carpaccio boletus de El Bosque

Carpaccio boletus de El Bosque

El Bosque, setas de vanguardia

El restaurante El Bosque es tu lugar si cumples dos premisas: te gustan las setas y te apasiona la vanguardia gastronómica. Si lo que deseas es probar diversos tipos de setas fuera de los sabores y texturas tradicionales este es tu sitio. Y es que Diego Jacobo, un chef colombiano afincado en la capital, gran amante de las setas es el culpable del éxito de este restaurante. El Bosque, además de ser un restaurante especializado en setas, tiene dentro de su filosofía ofrecer platos tradicionales de la cocina española de una forma más moderna y conceptual. Descubre combinaciones sorprendentes con nuevos sabores micológicos. Productos frescos, un espacio de lujo y buena relación calidad-precio son los aspectos que caracterizan a este templo micológico en Madrid. Raviolis de setas, Trompetas negras con maracuyá y panceta o Strogonof con shitakes son solo algunas de las maravillosas elaboraciones de las que podemos disfrutar en este restaurante ubicado en pleno centro de Madrid.

La Lobita

La Lobita

La Lobita, setas de tres generaciones

Ya han pasado tres generaciones desde que en 1952 Lucina Lobo y Andrés Lucas fundaron esta casa de comidas. En este restaurante, calificado con una Estrella Michelín, se respeta la tradición y se trabaja con el producto del entorno más cercano. Es Elena Lucas, una chef con pasión por el arte, la que capitanea la cocina del restaurante La Lobita donde la inspiración le llega al situarse en un entorno privilegiado en pleno corazón de los pinares sorianos. De entre todos sus recursos, el ingrediente más utilizado es el que proviene de la micología pues de ahí surgen la mayoría de las bases de sus creaciones que aúnan una cocina de pasión con la tradición y sabores de la tierra.

En La Lobita podemos disfrutar del Menú Degustación “Jornadas Micológicas” con 15 pases al precio de 67,70 euros donde degustaremos platos como el Ceviche de Edulis, los “Callos” Vegetales de monte y huerta o la Cuajada de Oveja, Melocotón y Rebozuelos.

Restaurante José Vicente

Restaurante José Vicente

Restaurante José Vicente, guisos micológicos

Huelva tiene su propio templo micológico. Hablamos del restaurante José Vicente en Aracena. Desde 1986 trabajan el producto de temporada con una cocina tradicional y un trato al cliente excelente.

En otoño podemos degustar las setas en diferentes tipos de preparaciones desde crudas, plancha, fritas o empanadas. Sus famosos guisos con setas les han aupado a los rincones de obligado paso para los amantes de la micología. El restaurante tiene tienda por lo que muchos de sus productos nos los podemos llevarnos a casa.

Setas de Serrano

Setas de Serrano

Restaurante Serrano, setas con futuro

En 1982, Jesús Prieto y Telvi Serrano abrieron este restaurante en Astorga para que sus vecinos pudieran disfrutar de la buena cocina. Después de una larga formación, en 1995 se transforma en un restaurante donde las setas toman protagonismo, y no sólo para comerlas si no que el local imparte cursos y acoge conferencias especializadas.

Situada a escasos metros de la catedral de Astorga es muy tentador realizar una parada si paseas por la zona para probar el producto de temporada del momento donde siempre garantizan una materia prima de calidad que enamorará al visitante.

En la actualidad, sus hijos Miriam y Jesús han dado una vuelta a la cocina de este restaurante familiar y le han situado dentro de la crítica gastronómica como uno de los sitios especializados con mucho presente y mejor futuro. Algunos platos que podemos encontrar son los Cantharellus Cibarius al pil pil de su ajillo o los deliciosos Boletus Edulis con filaspas de foie.