Trabajo planea cerrar la cotización por ingresos de los autónomos en marzo

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, comparece esta tarde en la Comisión de Empleo del Congreso para exponer las líneas políticas de actuación de su departamento

En medio del enfrentamiento entre el Gobierno y la oposición por su propuesta para subir las cuotas a pagar por los autónomos, el secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, se ha reunido este jueves con las organizaciones de autónomos UPTA y Uatae y se ha comprometido a no subir las bases mínimas, menos aún en línea con el salario mínimo interprofesional (SMI) –que se elevará un 22,3% en 2019–, hasta que no esté listo el nuevo sistema de cotización por ingresos reales.

En paralelo, el Ministerio de Hacienda ha trasladado al secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, durante la reunión de seguimiento del pacto presupuestario entre la formación morada y el PSOE, que bajará la cuota a los autónomos que ganen menos del salario mínimo una vez suba a 900 euros al mes el próximo año.

Sin embargo, este el nuevo sistema de cuotas según los ingresos reales no entrará en vigor el 1 de enero de 2019, como está previsto para el SMI, sino que el Ministerio de Trabajo ha trasladado a las organizaciones que estará en disposición de tener una propuesta cerrada aproximadamente al término del primer trimestre del año, en marzo o quizás abril. Después, se activará a lo largo de 2019.

Esto hace que, si no hay cambio de planes, los trabajadores autónomos que coticen por la base mínima, de 932,7 euros, lo harán hasta ese momento por una cuantía menor que los trabajadores del Régimen General, a los que sí se vinculará dicha base con el SMI, hasta los 1.050 euros. No obstante, hasta ahora esta diferencia se producía al revés y eran los autónomos los que cotizaban por una base mínima superior a la del Régimen General.

En última instancia, estos compromisos arrojan aún más dudas sobre el Plan Presupuestario que ha remitido el Gobierno a Bruselas que, según la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), recoge una subida de los ingresos de 1.000 millones de euros por el impacto del salario mínimo en la cotización de los autónomos.

No obstante, todo tiene que concretarse y así lo esperan las organizaciones de autónomos, también ATA, que se reunirán con el Ministerio de Trabajo el próximo martes, 6 de noviembre.

A vueltas con los ingresos reales

Desde el Gobierno defienden que, una vez los autónomos coticen por sus ingresos reales, no cabrá debate sobre subidas de bases ni de vinculaciones al SMI. No obstante, el Gobierno presentó la pasada semana una propuesta con tres escenarios de modificación de las bases mínimas de cotización, con la idea de incluir uno definitivo en los Presupuestos para el año que viene. De ese modo, los ingresos reales entrarían en juego a partir de esos suelos.

Pero lo realmente novedoso y con efectos en los bolsillos de los autónomos de la propuesta del Gobierno era la obligatoriedad de cotizar por contingencias profesionales y por cese de actividad, dos conceptos que actualmente son voluntarios.

El Gobierno argumentaba en su documento que, si bien se introducía esa universalización, generalizar todos los conceptos de cotización permitiría una bajada de tipos hasta cifras similares para todos los autónomos. En cualquier caso, las organizaciones echaron cuentas y llegaron a la conclusión que la propuesta elevaba las cuotas de los trabajadores por cuenta propia entre 40 y 60 euros al mes.

Asumen 18,8 euros más al mes

En respuesta a estos planteamientos, la organizaciones de autónomos UPTA ha elaborado una contrapropuesta que tiene, como línea roja, la cobertura de las cuotas para los autónomos que sufran bajas prolongadas, algo que el Ministerio de Trabajo ya se encuentra estudiando.

A partir de ahí, el documento se muestra abierto a mantener en 2019 las actuales bases mínimas de cotización (932,7 euros), universalizando otros conceptos de cotización, pero con menores tipos que los planteados por el Gobierno.

Concretamente, las organizaciones plantean un tipo del 1,5% para contingencias profesionales, en lugar del 2,30%; del 1% en cese de actividad, por debajo del 2% planteado por el Ejecutivo; y todo ello manteniendo el tipo del 0,10% para formación profesional.

El resultado es que el tipo acumulado de cuota para la base mínima de cotización sería del 31,90%, en lugar del 33,70%, lo que se reflejaría en un incremento de la cuota mínima a pagar de 297,4 euros al mes, 18,89 euros más. Un coste que tendría como contrapartida, desde la posibilidad de cobrar el 75% de la base reguladora a partir del cuarto día en situaciones de baja hasta doblar la cobertura de las prestaciones por cese de actividad.

Por otro lado, estas son las condiciones que UPTA establece para el año 2019, pero con la precisión de que, en el marco de la negociación general, las partes analizarán la evolución de estas tarifas en el futuro según aconsejen las circunstancias.

Además, entiende que durante 2019 el margen existente con cargo a la reserva acumulada en el sistema de cese por actividad permitirá mantener las prestaciones en sus actuales términos; y añade que la tarifa media de las contingencias profesionales condicionará los modelos de prestación, según se analice analice durante el mismo periodo.

Quiere blindar las tarifas

Además, UPTA plantea otras condiciones al Gobierno. En primer lugar, quiere que el cese por actividad cubra también la cotización sobre la base mínima que corresponda a los trabajadores que se encuentren en situación por baja de incapacidad temporal (IT) o por contingencias profesonales a partir del segundo mes de baja. Según fuentes de UPTA, es esta una “una línea roja inquebrantable” en la negociación.

Además, quiere el compromiso del Gobierno de que la actual tarifa plana de 50 euros se mantendrá a los trabajadores que actualmente la disfrutan en las mismas condiciones.

Y en cuanto a la propuesta del Gobierno para elevar esta tarifa a los 75 euros al mes a partir del 1 de enero de 2019 para los nuevos autónomos, la propuesta de las organizaciones pide que se extienda durante 12 meses y que se amplíe hasta los dos años para los trabajadores que no tengan ingresos superiores al salario mínimo (SMI) vigente en términos anuales.

Uatae satisfecha con los pasos dados

Por su parte, fuentes de Uatae se han mostrado satisfechas con que el Gobierno se haya comprometido a no tocar las bases mínimas de cotización de los autónomos mientras no haya un nuevo sistema que las vincule a los ingresos.

Se trata de una de las reivindicaciones que habían puesto sobre la mesa en los últimos días. Las mismas fuentes han confirmado que el Gobierno trabaja para tener lista una propuesta más o menos cerrada para los meses de marzo o abril.

ATA sigue insistiendo

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), que ya trasladaron su postura al Gobierno el pasado 24 de octubre, insiste en la necesidad de rebajar las cuotas a los autónomos que ganen menos que el salario mínimo y no subir las del resto no más del 1,5%.

Además, su presidente, Lorenzo Amor, se ha mostrado dispuesto a firmar la propuesta que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha puesto sobre la mesa en la sesión de control al Gobierno de este jueves.

Iglesias ha recordado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, los términos del acuerdo que ambos firmaron en lo que se refiere a los autónomos, que recoge menores cotizaciones para trabajadores con menores ingresos y la desvinculación de las bases mínimas del salario mínimo, y ha planteado el mantenimiento de la tarifa plana de 50 euros para ingresos inferiores a los 6.000 euros.