Garrido elige a dos investigados por Púnica para empresas de la Comunidad de Madrid

El presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, y su consejero y miembro del equipo de Pablo Casado, Carlos Izquierdo.

El Gobierno del presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, está recolocando en puestos de alto nivel a investigados en el marco de la Operación Púnica, la trama de corrupción que saltó a la palestra en octubre de 2014 con la detención de Francisco Granados (ex número tres de Esperanza Aguirre) y que lleva más de 200 imputados. Así lo atestiguan correos internos a los que ha tenido acceso El Independiente.

En concreto y de acuerdo con el contenido de dichos correos, en breve se va a producir el nombramiento de María Dolores Nogal González al frente del departamento de Contratación de la empresa regional Obras de Madrid, dependiente de la Consejería de Medio Ambiente. Medio Ambiente niega que Nogal “haya sido o vaya a ser nombrada”. El consejero del ramo es Carlos Izquierdo, asimismo miembro del Comité Ejecutivo del PP de Madrid. El presidente del Comité Electoral del PP madrileño es el actual presidente del partido a nivel nacional, Pablo Casado.

Dolores Nogal va a ser nombrada responsable de contratación de Obras de Madrid

Nogal fue hasta su imputación en mayo de 2017 presidenta del comité de empresa por el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) de la empresa pública Arpegio, salpicada por la trama corrupta al aparecer en supuestos amaños  en la adjudicación de cientos de viviendas promovidas por esta sociedad durante la etapa de Esperanza Aguirre e Ignacio González; Arpegio fue rebautizada como Nuevo Arpegio en septiembre de 2017 y finalmente liquidada por la predecesora de Garrido, Cristina Cifuentes, en diciembre de 2017. Fue integrada en Obras de Madrid, inicialmente limpia de investigados por la justicia.

Medio Ambiente lo niega

La dimisión de Cifuentes el pasado 25 de abril abrasada por el escándalo de su falso máster -que prosigue judicialmente- y rematada por el robo de dos botes de crema ha cambiado las cosas en Obras de Madrid. Según uno de los e-mails internos consultados, Nogal informa a los suyos que está “organizando un departamento de contratación para toda la empresa”. “La consejera delegada [de Obras de Madrid, Lucía Molares] ha decidido que me encargue de coordinar este departamento. Salvo error u omisión quiere que ese departamento lo integren las siguientes personas”, y a continuación da una retahíla de nombres sin relación con la trama.

Nogal presidió el comité de empresa de Arpegio hasta su imputación, en 2017

“Estas personas debemos estar instaladas en una misma planta”, prosigue la investigada por corrupción en su correo. “Lo cierto es que me urge para sacar la ingente cantidad de trabajo que se encuentra pendiente, que seamos rápidos en adoptar las decisiones sobre la reubicación de ese personal”.

En otro e-mail más extenso, fechado el pasado viernes 27 de julio, Nogal ya ejerce de jefa de contratación a pesar de no haber sido nombrada todavía. La ex sindicalista se refiere al “procedimiento de contrato menor”. “He introducido en color rojo algunas aclaraciones. Reproduzco el procedimiento que comunicamos en su día a los directores para que se difundiera entre el personal afectado de su departamento. Como se está poniendo en marcha, es posible que el procedimiento todavía pueda tener alguna modificación (…)”, escribe la imputada.

Aunque no ha sido aún recolocada, Nogal ejerce como tal y da órdenes a través de emails

Medio Ambiente responde que este último correo se refiere a instrucciones “temporales”, referencia que no aparece en ninguna parte del mismo. “Ayer [por el lunes] hubo consejo de administración de Obras de Madrid y hubo un nombramiento ratificado, el del actual gerente, y otro por cubrir, la Secretaría General Técnica”, contestan en la consejería. “También se publicaron dos ceses”. Sobre el primer e-mail los portavoces autonómicos no han hecho comentarios al respecto.

No es la única investigada que va a ser recolocada: en ambos correos electrónicos aparece siempre un destinatario, Francisco Esquivias, ex director de Proyectos de Arpegio e imputado a la vez que María Dolores Nogal y que el ex viceconsejero de Medio Ambiente, Miguel Ángel Ruiz. Ruiz tuvo que dimitir al conocerse que estaba siendo investigado. Esquivias al parecer va a ser incorporado al organigrama que gestiona la consejera delegada de Obras de Madrid, Lucía Molares, y estos días se le ve junto a Nogal por los despachos de la empresa pública, con sede en la céntrica calle de Alcalá. Ayer mismo ambos conversaron con la consejera delegada.

En julio de 2017 desaparecieron documentos clave de la Púnica alojados en Arpegio: según reconoció la empresa al juez, varias carpetas que contenían originales de los contratos bajo sospecha estaban vacías. Según El Plural, el encargado de custodiar esos documentos era Esquivias… a su vez investigado por su implicación en la misma trama.

Francisco Esquivias, otro investigado, también va a ser reubicado en Obras de Madrid

Quien ha propiciado todos estos cambios es el consejero de Garrido, Carlos Izquierdo. Izquierdo asumió en mayo de 2018 la cartera de Medio Ambiente tras dirigir desde las elecciones autonómicas de 2015 la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid. Fue uno de los dos reprobados por la oposición del equipo de Garrido por unos desafortunados comentarios realizados a comienzos de este año en los que distinguía entre “niños pobres” y “normales”.

La trama sigue operando

Los inminentes nombramientos relacionados con Púnica relanzan la actualidad de la trama: la semana pasada el Ayuntamiento de Valdemoro -gobernado por un cuatripartito de izquierdas tras varias mayorías absolutas del PP-, localidad de la que fue alcalde Granados, denunció ante la Guardia Civil que los tentáculos de Púnica seguían funcionando en la administración consistorial, según publicó este medio.