Artadi centra la reunión Sánchez-Torra en la autodeterminación, sin temas sectoriales

Elsa Artadi, Pere Aragonés y Quim Torra.

El manual de los negociadores fija como uno de los pasos clásicos para la resolución de conflictos empezar por negociar los puntos en los que es más fácil llegar a un acuerdo para avanzar en la negociación. Quim Torra, sin embargo, ha optado por fijar sobre la Mesa de Pedro Sánchez la cuestión que más los distancia, el derecho de autodeterminación y su ejercicio en Cataluña.

Así consta en la propuesta de orden del día que la consellera de Presidencia, Elsa Artadi, ha trasladado a la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, para preparar el encuentro de Pedro Sánchez y Quim Torra el próximo lunes en La Moncloa. Una propuesta de la que se ha excluido cualquier tema “sectorial”, incluida la financiación autonómica, según ha reconocido hoy la propia Artadi.

“Los presidentes deben tener una discusión política elevada” ha argumentado la portavoz del Govern. “Si ésta existe” ha añadido, “empezaremos a trabajar bilateralmente en temas parciales, lo que no haremos es centrar la discusión en debates sectoriales evitando el tema central, eso no ayudará a vehicular el problema”.

Los presidentes deben tener una discusión política elevada” argumenta Artadi para explicar que la Generalitat no plantee ningún tema sectorial

Artadi se ha referido así a las cuatro comisione bilaterales Gobierno-Generalitat constituidas a raíz de la aprobación del Estatut y paralizadas en el mejor de los casos desde 2010. Ese será el ámbito de debate de los 45 puntos reivindicados en su momento por Carles Puigdemont, ha señalado. Entre Torra y Sánchez el debate “debe ser político”.

Desde el gobierno catalán están convencidos de que Pedro Sánchez quiere salir de la reunión con algún acuerdo parcial encaminado, que permita al Gobierno rebajar la tensión en Cataluña evitando la cuestión que obsesiona al Govern, “la existencia de presos políticos y de dos millones de catalanes que quieren irse de España” como ha insistido hoy Artadi.

Pero el equipo de Torra no tiene ninguna intención de facilitar la imagen de conciliación buscada por Sánchez. Son conscientes de que Sánchez no podrá ofrecer nada sustancial a la Generalitat con su exigua mayoría parlamentaria más allá de los gestos, y no están dispuestos a renunciar a una estrategia de confrontación vital para que JxCat y ERC sigan manteniendo sus expectativas electorales a un año de las municipales.

Así, la propuesta trasladada por la Generalitat tiene tres bloques, según Artadi: “dónde estamos y por qué, plantear los pasos que se pueden seguir, y sobre todo nos interesa escuchar, porque oímos muchas voces desde Madrid, algunas contradictorias”. La portavoz ha argumentado que “el bloqueo no viene de Cercanías, sino del derecho a la autodeterminación”.

Torra no hablará a Sánchez de la financiación autonómica, pero sí de la Fundación Francisco Franco

Artadi ha abierto, eso sí, una vía de diálogo en la que a buen seguro Sánchez y Torra  compartirán puntos de vista: “la persistencia del franquismo en el espacio político español”. La portavoz del Govern se ha mostrado escandalizada por la gestión del Valle de los Caídos, los beneficios fiscales para la Fundación Francisco Franco o la existencia de títulos nobiliarios otorgados por el dictador.

Torra no hablará en Moncloa

La primera muestra de ello ha sido la propuesta de temas a tratar. La segunda, la más que probable negativa de Torra a comparecer ante la prensa en Moncloa tras el encuentro con el presidente. El equipo de Presidencia de la Generalitat baraja la opción de abandonar el complejo presidencial sin hablar con la prensa, a la que atenderían en el Centro Blanquerna, sede de la Delegación de la Generalitat en Madrid.

Se repetirá así la escena vivida tras las entrevistas de Mariano Rajoy con Artur Mas y más tarde Carles Puigdemont. Mas fue el primer president en rechazar la sala de prensa de Moncloa, tras el encuentro en el que se oficializó su ruptura con Rajoy por la negativa del entonces presidente a equiparar la financiación catalana al cupo de las comunidades forales.

El traslado de presos no es un gesto

La portavoz del Govern ha negado, por otro lado, que el traslado de los líderes independentistas encarcelados a Cataluña no es una contrapartida ni va a suponer que “mejore el ambiente previo” al encuentro entre los presidentes. “No entendemos esto como una contrapartida a cambio de nada” ha avisado.

“Este traslado no es más que el cumplimiento de la ley” ha añadido Artadi, quien ha insistido en que su reivindicaciones “que estén libres”. “Si quieren un clima favorable” ha añadido en referencia a la reunió del lunes en Moncloa, “ya saben lo que tienen que hacer”.