Sánchez destaca la “experiencia contrastada” y la “vocación de servicio” de sus ministros

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia en Moncloa.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido este miércoles en el palacio de La Moncloa tras informar al Rey en Zarzuela sobre la composición del Gobierno. Sánchez ha agradecido a sus nuevos ministros haber aparcado sus responsabilidades “por un tiempo” para “servir al país y la ciudadanía”. “Todos ellos son personas con garantía de experiencia contrastada”, ha valorado el presidente, que ha descrito a su ejecutivo como “el reflejo de una sociedad que aspira a ser mejor”.

Sánchez ha confirmado además que la ministra de Educación, Isabel Celaá, será también la ministra portavoz del Gobierno. Y ha dado la gran sorpresa del día: el nuevo ministro de Cultura y Deportes será el periodista y escritor Maxim Huerta. Se une a otros nombramientos que han llamado la atención durante el día, como el del astronauta Pedro Duque en Ciencia, Innovación y Universidades, y el del juez Fernando Grande-Marlaska en Interior.

Sánchez ha insistido en la vocación ‘europeísta’ de su gobierno, que confía a Josep Borrell la comunicación exterior

“La política exige hoy más que nunca dialogar y consensuar con el que piensa distinto”, ha dicho Sánchez, para referirse a la situación política que afronta el equipo que desde ya lidera. El dirigente socialista ha enumerado también los principales retos del país: “La modernización de nuestra economía, con la ciencia como principal motor; la consolidación del crecimiento económico; la lucha contra todo tipo de desigualdad, sobre todo de género; la regeneración democrática;  y el fortalecimiento del proyecto nacional reconociendo la diversidad de su ser”.

Sánchez ha subrayado la vocación “europeísta” de su nuevo Ejecutivo, destacando que el ministerio de Asuntos Exteriores, que ocupará el expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, incorporará por primera vez la denominación “para la Unión Europea”.

El Ejecutivo de Sánchez contará con Carmen Calvo como vicepresidenta y ministra de Igualdad en un equipo que va más allá de la “paridad” reivindicada por Sánchez y que estará compuesto por seis hombres y once mujeres.

17 carteras que albergan algunos cambios de organización y de nomenclatura. Por ejemplo, Teresa Ribera ocupará el cargo de ministra para la Transición Ecológica y Meritxell Batet será ministra de Políticas Territoriales.

El ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que hasta ahora lideraba el portavoz Iñigo Méndez de Vigo, se desgaja en dos. El televisivo Màxim Huerta se ocupará de Cultura y Deporte, y la portavoz Isabel Celaá será la encargada de Educación y Formación Profesional. Un ministerio que pierde la competencia sobre las universidades, que recaen en el ministerio del astronauta Pedro Duque.

Sánchez ha concluido su intervención destacando que el Gobierno que ha conformado pretende servir a la moderación del país, mejorar su crecimiento y “reconstruir la cohesión territorial dañada en estos últimos años” así como “regenerar la vida pública” del país.

Y ha vuelto a poner en valor a sus nuevos ministros, personas de distintas generaciones y trayectorias nacionales e internacionales que se han unido a este Gobierno que tiene “realismo” pero también ambición y que está “dispuesto y preparado para hacer de España un país mejor”.