Los ‘fontaneros’ de Moncloa acercan a Felipe González y Zapatero al presidente

La Moncloa tiene el poder necesario para restañar las heridas del pasado. Manejados con inteligencia, los nombramientos de los asesores del presidente no sólo responden a su capacidad técnica o política, sino que algunos tienen una segunda lectura en esa clave. Varios de ellos suponen la reconciliación interna del PSOE incluso en sus fracturas más profundas: las producidas con los antecesores de Pedro Sánchez en el cargo, José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González.

Ambos fueron muy duros con el líder del PSOE en 2016, cuando la revuelta de los barones propició su caída como secretario general. Felipe González puso en marcha la operación de derribo de Pedro Sánchez cuando aseguró en la cadena Ser que se sentía “engañado” por él. Por su parte, Zapatero fue uno de los más firmes aliados de Susana Díaz durante las primarias del PSOE. Con el segundo de ellos ha sido más fácil recomponer la relación y su comunicación con Moncloa es muy fluida, pero con González está costando más trabajo.

Su relación con el ex presidente ha sido un elemento extra en el nombramiento de Borja Cabezón como director del departamento de Asuntos Nacionales de la Presidencia del Gobierno. Amigo personal del hombre con mayor influencia sobre el presidente, su jefe de gabinete, Iván Redondo, el currículum de Cabezón justifica su entrada en Moncloa. Nacido en Madrid en 1980, licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración, cuenta con una esmerada educación internacional incluidos un máster de ESADE y otro del IESE. “Ha emprendido varios proyectos privados a lo largo de los últimos años y ahora venía desarrollando las funciones de director de desarrollo corporativo en una empresa española de energías renovables”, reseña la Moncloa.

Lo que no explica su currículum es que Cabezón conecta al presidente con un sector importante de la vieja guardia del partido, desde Alfredo Pérez Rubalcaba y Elena Valenciano hasta Felipe González. El nuevo asesor de Pedro Sánchez mantiene una estrecha relación con el primer presidente socialista y una amistad desde la infancia con el ahijado de González, Gonzalo Miró. Ambos participaron, junto al entonces secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, en la presentación de la candidatura de Cabezón a la Alcaldía de Majadahonda en 2011.

También conecta con el Gobierno de Zapatero el nuevo director de Asuntos Institucionales, César Mogo Zaro, que ejerció de jefe de gabinete de Ramón Jáuregui en el Ministerio de la Presidencia. Nacido en 1960, es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Entre 2004 y 2010 ha ejercido el cargo de director del Gabinete de la Secretaria de Estado de Inmigración y Emigración en el Ministerio de Trabajo e Inmigración, posteriormente el de director del Gabinete de la Secretaria de Estado de Función Pública, en el Ministerio de Presidencia, y el de director del gabinete del ministro de la Presidencia.

Bajo el mandato de Jáuregui trabajó además Alfredo González Gómez, vicesecretario general de Presidencia del Gobierno. Nacido en Zamora en 1976, licenciado en Derecho y Ciencias Políticas y de la Administración, ha trabajado como administrador civil del Estado en el Ministerio de Vivienda; fue asesor de Jáuregui en el Ministerio de Presidencia, vocal asesor del Ministerio de Cultura y, desde 2012, subdirector general en el Ministerio de Hacienda.

En esta clave de conectar pasado y presente del PSOE se produce también el nombramiento del nuevo director de Asuntos Económicos del presidente, Manuel de la Rocha, hijo del histórico diputado y dirigente de Izquierda Socialista Manuel de la Rocha Rubí. Nacido en Madrid en 1972, es licenciado en Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid, magíster en Estudios Latinoamericanos por la Universidad Complutense de Madrid y máster en Política Económica por la Universidad de Columbia. Ha trabajado para varias organizaciones internacionales, agencias y organismos públicos españoles y ha vivido en España, Argentina, EEUU, México y Kenia. De julio 2014 a octubre 2016 fue secretario de Economía del PSOE.

Otro fontanero de Moncloa mantiene viva la vinculación del presidente con el histórico del PSOE andaluz Francisco Toscano, alcalde de Dos Hermanas, amigo de Felipe González y uno de los primeros apoyos de Sánchez antes de las primarias de 2014. El flamante director de Análisis y Estudios del gabinete, Francisco Salazar, trabajaba en el Ayuntamiento nazareno hasta que fue enviado a Madrid para coordinar el trabajo de las plataformas de militantes contrarias a la Gestora que mantuvieron viva la llama de Sánchez desde su dimisión hasta las primarias de 2017.

Nacido en Montellano (Sevilla) en 1968, es licenciado en Ciencias Políticas por la UNED e Ingeniero Técnico Agrícola. Fue comisario para la Memoria Histórica en la Junta de Andalucía en los años 2008-2009 y alcalde de Montellano entre los años 2003-2008.

Fuentes de la Moncloa aseguran que José Enrique Serrano, jefe de gabinete durante los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, diputado socialista y presidente de la Comisión de Evaluación del Estado Autonómico con la que Sánchez quiere reformar la Constitución, también tendrá un papel destacado entre los ‘fontaneros’ del presidente.