La distancia entre Madrid y Sevilla y carecer de antecedentes delictivos, razones para la libertad de ‘La Manada’

El auto por el que se decreta la puesta en libertad provisional de los cinco acusados de ‘La Manada’ dado a conocer hoy a las partes justifica su decisión en razones de distancia geográfica entre el lugar de residencia de la víctima y el de los condenados. Apunta que el “sosiego de la víctima” quedaría garantizado por los 500 kilómetros de distancia entre Madrid y Sevilla, los lugares de residencia de la jóvenes y los jóvenes sevillanos condenados por abuso sexual. Además se apunta a que tampoco se puede justificar riesgo de reiteración delictiva al no tener ninguno de ellos antecedentes delictivos por hechos de carácter sexual. Subraya además que la relevancia social y mediática que adquirido este caso reduce el “anonimato” de los condenados y por tanto minimiza el riesgo de reincidencia y fuga. en el auto se reconoce que se les investiga por otro caso en Pozoblanco (Córdoba) pero se señala que aún no han sido procesados.

La decisión del auto conocido ayer por la tarde tras una filtración ha sido comunicado a primera hora de esta mañana a las partes, instante a partir del cual los cinco condenados pueden salir en libertad una vez formalizado el pago de la fianza de 6.000 euros. Un importe que según aseguró el abogado de tres de los condenados, Agustín Martínez Becerra, no será sencillo reunir por parte de los jóvenes de Sevilla al tratarse de familias económicamente humildes.

Una vez abandonen la cárcel, los condenados en primera instancia no podrán salir de España y deberán personarse ante una instancia judicial tres veces por semana –lunes, miércoles y viernes-. Además, se les prohíbe pisar la Comunidad de Madrid, donde reside la víctima. Tanto el Gobierno de Navarra como el Ayuntamiento de Pamplona, personadas en el caso, ya han anunciado que recurrirán el auto de puesta en libertad.

La libertad provisional, pese a que podría modificarse en cualquier momento, puede mantenerse al menos hasta que el Tribunal Superior de Navarra resuelva los recursos a la sentencia. La decisión no se espera hasta finales de septiembre u octubre. Incluso después, si la sentencia se modificase a la baja o incluso si se dictase la absolución de los acusados –como defendió uno de los tres jueces del tribunal- la libertad podría prolongarse.

La Sala Segunda de la Audiencia de Navarra que ha decidido dejar en libertad provisional bajo fianza de 6.000 euros a los cinco miembros de ‘La Manada’ es la misma que los que condenó el pasado mes de abril a nueve años de prisión por un delito de abusos sexuales a una joven madrileña durante la celebración de las fiestas de San Fermín en 2016. La decisión se ha adoptado antes de que venciera el plazo máximo para la prisión provisional, establecido en dos años, límite temporal que se cumplía el próximo 7 de julio. De este modo, la puesta en libertad de José Ángel Prenda, Ángel Boza y Jesús Escudero, que cumplen pena en la prisión de Pamplona, y de Antonio Manuel Guerrero y Antonio Jesús Cabezudo, ambos ingresados en Alcalá Meco, podría producirse en las próximas horas una vez abonen la fianza impuesta.

Decisión recurrida

Las acusaciones habían solicitado que el tribunal prorrogara la prisión al considerar que existe riesgo de fuga y de reiteración delictiva. El tribunal tenía la opción de haber mantenido la prisión provisional de los cinco condenados por otros dos años y medio, hasta que se cumpliera la mitad de la condena impuesta por la Audiencia de Navarra. Sin embargo, por dos votos a uno, sus integrantes han considerado que no se dan las circunstancias para alegar tales riesgos sobre los condenados. El Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, personados en el caso, ya han anunciado que recurrirán la libertad provisional dictada para los condenados.

Además del pago de la fianza, si bien se ha optado por el rango más bajo de las opciones, -que contemplaba hasta 10.000 euros- para poder abandonar la prisión a los cinco condenados se les impone la obligación de personarse tres veces por semana ante el juzgado de su localidad, se les prohíbe acceder a la comunidad de Madrid, lugar de origen de la joven agredida, y no podrán abandonar España sin autorización judicial. Sus defensas habían solicitado con anterioridad su puesta en libertad, petición que el tribunal rechazó hasta en dos ocasiones. El caso de ‘La Manada’ está pendiente de recursos de todas las partes, que deberán ser resueltos por el Tribunal Superior de Navarra, previsiblemente tras el verano.

El Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona recurrirán la puesta en libertad provisional de los condenados

En la vista celebrada el pasado lunes todas las acusaciones habían solicitado que los cinco jóvenes sevillanos continuaran en prisión por el riesgo de fuga que entendían que existía y por la gravedad de la condena que pesa sobre ellos. En algunos casos también se alegó riesgo de reiteración delictiva. Por el contrario, la defensa había reclamado la puesta en libertad al asegurar que el riesgo de fuga no había quedado acreditado, ni por la situación económica de los condenados ni por razones de arraigo familiar que se habían constatado. La decisión de decretar su puesta en libertad provisional se habría adoptado por dos votos favorables, entre ellos el de la magistrada que los condenó, y un voto particular, el del presidente del tribunal, José Francisco Cobo, partidario de que continuaran privados de libertad, la misma división con la que se dictó la sentencia que hasta ahora los mantiene en la cárcel.

División del tribunal

Se da la circunstancia de que uno de los magistrados que ha apoyado la libertad de los cinco condenados es Ricardo González, quien emitió un voto particular en la sentencia y que abogó por decretar la puesta en libertad de todos ellos al considerar que no había quedado acreditado que la relación no fuera consentida. En sentido contrario, la magistrada Raquel Fernandino, que los condenó por abuso sexual a nueve años respalda ahora ponerlos en libertad provisional con medidas cautelares, posición a la que se había negado en las tres ocasiones anteriores en las que se había reclamado la puesta en libertad de ‘La Manada’. Por último, el presidente del tribunal, José Francisco Cobo, quien apoyo que fueran condenados por abuso sexual s quien ahora ha emitido un voto particular contrario a su puesta en libertad.

La magistrada Fernandino, que condenó a ‘La Manada’ respalda ahora su puesta en libertad. El presidente, en cambió, defiende que sigan en prisión

La defensa de tres de los cinco miembros de ‘La Manada’ se había mostrado convencido en los últimos días de que su petición de puesta en libertad prosperaría. El abogado Agustín Martínez Becerra consideró que sería prolongar una “excepcionalidad” que se prorrogara su prisión provisional. En caso de que no se hubiera dictado su puesta en libertad, las defensas tenían previsto solicitar al menos que fueran trasladado a centros penitenciarios cercanos a Sevilla.

El delito de abuso sexual fue por el que se condenó a los cinco jóvenes sevillanos -uno de ellos guardia civil y otro militar- a 9 años de prisión, una pena muy por debajo de las reclamadas por la Fiscalía, la acusación particular y popular, que oscilaban entre los 22 y los 25 años. Los jueces consideraron que no existió ni agresión ni intimidación en los hechos juzgados, pero sí constataron el agravante de “prevalimiento”, una posición de superioridad ante la joven de la que se habrían valido. Por todo ello, dictan una sentencia a medio camino entre la absolución solicitada por las defensas y las penas mucho más elevadas por violación reclamadas por las acusaciones. Sus defensas habían asegurado que la relación mantenida entre víctima y condenados había sido consentida.