Iglesias aspira a aplicar con Sánchez sus políticas desde un “Gobierno parlamentario”

“Hay que construir una colaboración parlamentaria que se traduzca en una agenda de Gobierno legislativo, de Gobierno parlamentario. De momento las cosas van bien, pero hay mucho que hacer”. Con estas palabras, Pablo Iglesias ha desvelado sus planes para poder aplicar sus propias políticas de la mano de Pedro Sánchez. El líder de Podemos aspira a restar peso político al Ejecutivo socialista para que sea el Congreso de los Diputados quien apruebe determinadas medidas, permitiendo a Podemos su rentabilización electoral.

“Le entregamos 20 propuestas legislativas y esperamos que vayamos avanzando en una agenda de Gobierno legislativo”, explicó Iglesias este martes en los pasillos del Congreso. Precisamente las votaciones en la sesión de ayer muestran a las claras esa fórmula que Iglesias propone a Sánchez para ‘cogobernar’ juntos desde el Parlamento. Los socialistas apoyaron la proposición de ley sobre los permisos de paternidad y los diputados de Podemos respaldaron la iniciativa del PSOE sobre la eutanasia, a pesar de que contar con una propia anterior y muy similar. “Estamos caminando en la buena dirección, ojalá las cosas sigan así”, explicó Iglesias.

Con esta fórmula, Pedro Sánchez ofrece oxígeno político a Podemos a cambio de su apoyo a un Ejecutivo socialista sustentado por sólo 84 escaños. En vez de acaparar medidas como proyectos de ley del Gobierno o como iniciativas del PSOE, la Moncloa permitirá que Podemos saque adelante algunas de sus iniciativas y pueda ‘vender’ sus logros, en un ambiente de colaboración y cordialidad muy diferente a la relación mantenida por Ciudadanos y el Ejecutivo del PP durante el anterior Gobierno.

Mientras que Mariano Rajoy evitó por todos los medios dar protagonismo político a Albert Rivera, su principal rival político por disputarle votos en la derecha, Sánchez sí está dispuesto a dar espacio a Pablo Iglesias a cambio de su apoyo parlamentario. De hecho, la Moncloa permitió que fuera el propio Iglesias quien filtrara la reunión secreta que mantuvo con el presidente del Gobierno y que ofreciera del encuentro una versión muy diferente de la realidad. Esta línea de colaboración supone para el PP que Iglesias se está tomando atribuciones de ministro y casi de vicepresidente de Pedro Sánchez, según denunció ayer Rafael Hernando.

En este sentido, el líder de Podemos volvió a avisar ayer al presidente del Gobierno de que necesita su apoyo. “La mayoría que apoyó a Pedro Sánchez está compuesta por fuerzas políticas muy plurales y Pedro va a tener que dialogar y que negociar con muchas fuerzas para hacer el Gobierno estable. Nosotros estamos dispuestos a ser el principal socio del Gobierno socialista si ellos están de acuerdo con nosotros en transitar una agenda social”, advirtió.

Visiblemente satisfecho con este papel de ‘cogobierno’, lejano al tedio que le produce la vida parlamentaria, Iglesias ha elegido la cuestión territorial como primer campo para demostrar su utilidad al Gobierno. Tras visitar en prisión este martes al presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y al diputado de JxCat Jordi Sànchez, el líder de Podemos ha reiterado que “no deberían estar en la cárcel”.

“Compartimos que el diálogo tiene que ser el vehículo que organice las relaciones de las instituciones españolas y catalanas y yo voy a seguir trabajando para ampliar los espacios de diálogo. Creo que para resolver la situación en Cataluña tenemos que hablar todos con todos sin excluir ningún tema. Se dialoga con el que no está de acuerdo contigo, no con el que ya lo está, y poco a poco estamos logrando una distensión que es positiva para Cataluña y para España. Por supuesto he informado de mi reunión como hice ayer [tras el encuentro con Quim Torra] al presidente del Gobierno y espero que podamos seguir coordinándonos”, ha explicado Iglesias.

El líder de Podemos también ha valorado de motu proprio, la reunión de Sánchez con el lehendakari vasco. “Creo que es positivo el encuentro que mantuvo ayer Pedro Sánchez con Íñigo Urkullu. La propuesta de hacer una convención constitucional es intereseante y, bueno, estamos ganándonos el sueldo. A los que tenemos responsabildades políticas nos pagan un buen sueldo para que nos ocupemos de los problemas políticos, no para que los deleguemos en los jueces”, ha explicado.

Preguntado por la reacción del presidente del Gobierno cuando le anunció que visitaría a los independentistas catalanes en prisión, Iglesias ha asegurado que el propio Pedro Sánchez le “facilitó” el encuentro. “El cambio de guardia en Instituciones Penitenciarias hacía que se retrasara y que fuera difícil hacer la gestión para que fuera una visita como diputado y no una visita ordinaria”, con facilidades como que se celebre sin un cristal de separación, “que facilita claramente la comunicación”.

“El presidente del Gobierno, a través de su equipo, contactó con el Ministerio del Interior, que se coordinó con nosotros y solamente puedo hablar bien de las gestiones del Gobierno para facilitarnos este encuentro”, ha agradecido el líder de Podemos, que se mostró “muy satisfecho de que el PP esté en la oposición y nosotros colaborando con el Gobierno”.