El ‘clan de Pepiño Blanco’ maniobra para copar puestos en Adif y Renfe

El ex ministro de Fomento en un acto del PSOE el pasado mes de mayo.

Hay muchas familias ferroviarias en Renfe, Adif y Fomento. Y gran parte de ellas está adscrita al PSOE desde los tiempos de Felipe González, en los que Renfe -entonces no existía Adif- cambió por completo. El nombramiento del valenciano José Luis Ábalos como ministro de Fomento ha reactivado a muchas de ellas tras seis años y medio de Gobierno de Mariano Rajoy durante los cuales han pasado tres ministros: Ana Pastor, Rafael Catalá e Íñigo de la Serna, el último en llegar.

Por eso el clan más cercano al ex ministro José Pepiño Blanco se está movilizando. Pocas horas después de ser nombrado Ábalos titular de Fomento, uno de sus mayores exponentes, Antonio Cabado, fue visto por la sede de Adif: Cabado, que gozó de amplios poderes en la etapa del ministro gallego llegando a presidir la Sociedad Valladolid Alta Velocidad -entre otras atribuciones- se encuentra defenestrado en un despacho del administrador de infraestructuras ferroviarias.

Visita a la sede

En Adif se da por segura la salida de Juan Bravo, investigado en la operación Lezo y del que reclaman la dimisión todos los partidos de la oposición del PP: Ciudadanos, Podemos y PSOE. Y en Renfe también la de Juan Alfaro, un hombre de confianza de Ana Pastor, al igual que el secretario de Estado de Infraestructuras Julio Gómez-Pomar. “Muchos maniobran pero quizás ninguno de ellos estará entre los elegidos por Ábalos”, resalta un alto cargo desvinculado a las familias. “La casuística de los nombramientos es muy complicada y depende de muchos factores”.

Más socialistas se mueven vinculados a la etapa de José Blanco, que tras ser titular de Fomento pasó a ser diputado raso y, de ahí, eurodiputado. Hoy tiene muy poco poder en el partido: fue de los que aupó a Pedro Sánchez a la secretaría general para después posicionarse contra él y terminar en el bando perdedor. Pero posicionó a mucha gente en las empresas ferroviarias: así, otro de los nombres que desde ayer empezó a sonar con fuerza es el de Alfonso Ochoa de Olza, ex director de Operaciones de Adif.

‘Susanistas’ renegados

Joaquín Jiménez Otero es otro conocido socialista y director de Relaciones Internacionales de Adif -prueba de que en los cambios de Gobierno las familias se respetan-. Susanista, ayer corrió por algunos chat un post suyo adulatorio hacia Pedro Sánchez en las redes sociales: “Hoy empieza un nuevo tiempo tan imprescindible para mi país, con un nuevo presidente al que conozco y admiro, con un Partido Socialista en el que milito desde hace 36 años, y que volverá a ser con éxito el motor de la nueva modernización de nuestro país. Tendremos éxito, aunque cueste. Seguro”.

Los correveidiles en Renfe y Adif se redoblan mientras otros hacen las maletas: se da por segura la salida del director de Viajeros de Renfe, Alberto García, del presidente Juan Alfaro o de Cecilio Gómez-Comino, director de Recursos Humanos, todos ellos muy vinculados al PP. Otros están en terreno neutral por su perfil técnico, caso de Isabel Pardo, número dos de Adif.

Lluvia de nombres

Más nombres: Luis Suárez -quien sonara como presidente del operador en la etapa de Zapatero-, Juan Carlos Rubio o el monfortino José Luis Cachafeiro, ex secretario general de Transportes con Blanco, aunque ya en edad avanzada. Otro candidato en las quinielas es el ex diputado de IU Mariano Santiso, hoy a cargo de las operaciones en el noroeste y que nada tiene que ver con Blanco: es cercano a Baltasar Garzón y Gaspar Llamazares.

En las últimas horas ha empezado a circular por grupos de WhatssApp que el ex presidente de Renfe con Blanco, Teófilo Serrano, sería ratificado nuevamente al frente del operador, versión que habría desmentido el propio Serrano según varias fuentes. “Primero hay que nombrar secretarios de Estado y un equipo para el ministro de Fomento”, cuenta un ex director general. “Así que Renfe y Adif aún tardarán unos días. El que se mueva demasiado a lo mejor no sale en la foto”, sentencia este veterano ferroviario.