Darío Villanueva: “La RAE intenta corregir la anomalía de su déficit de mujeres”

El director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, ha asumido que esta institución tiene un “déficit histórico en la presencia de mujeres”, aunque ha destacado que de las ocho actuales, seis lo son desde 2010 en adelante, lo que “quiere decir que está intentando corregir esa situación anómala e injusta”.

En declaraciones a la Agencia EFE, durante su participación en la apertura del V Congreso Internacional del Español que acoge Salamanca hasta el 28 de junio para conmemorar el Octavo Centenario de su Universidad, Villanueva se ha referido al hecho de que actualmente sólo ocho mujeres integren la nómina de 46 académicos, con 38 hombres como compañeros. “Fue una enorme equivocación en el siglo XIX rechazar a la primera mujer que se propuso, que fue la hispano-cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda, luego se repitió con Emilia Pardo Bazán y hubo que esperar al año 1977 para que entrara Carmen Conde”, ha recordado.

Villanueva ha asumido que hay “una especial sensibilidad hacia el machismo en todas sus manifestaciones”

Aunque también ha comparado este recorrido histórico con el realizado por otras academias, como la Francesa, que esperó a 1980 para incorporar como primera académica a Marguerite Yourcenar, Villanueva ha apostillado que “eso no disculpa el error” de la Española por esperar tanto. Respecto a la situación actual, ha sostenido que la Academia está “intentando corregir esa situación anómala, injusta y que no tiene ninguna justificación”.

Sobre el uso del lenguaje y la sensibilidad de la RAE en materia de igualdad, Villanueva ha asumido que hay “una especial sensibilidad hacia el machismo en todas sus manifestaciones y eso también toca a aspectos lingüísticos”. Sin embargo, ha avisado de que “una cosa es el machismo y otra la gramática”, por lo que ha justificado su oposición a que se “manipule la estructura de un idioma en función de una suposición que nosotros no podemos compartir”.

Con estas palabras, Villanueva se ha referido a que “el machismo es una conducta, un comportamiento social que está en la sociedad”, mientras que “la lengua es el instrumento para comunicarse, no la causa de ningún problema”. “Es simplemente la expresión de una realidad que por otra parte, en lo que se refiere a la gramática y a la estructura de la lengua no se ha improvisado, esto es el fruto de siglos y siglos decantación y las lenguas son como son, tienen sus particularidades”, ha explicado.

El poder del lenguaje

Sobre el contenido de las publicaciones y diccionarios de la Real Academia Española, Villanueva ha destacado que “continuamente” se revisan las definiciones y acepciones, ya que hay “una evolución” que se va adaptando a la sensibilidad del momento, también en materia de igualdad.

En este sentido, ha puesto como ejemplo que un término como ‘embajadora’, que hace unos decenios tenía una acepción que apuntaba a que era “la esposa del embajador”, actualmente “evidentemente no” figura en el diccionario, donde sí se incluye que es “la representante de un país en otro extranjero”. “Porque hay embajadoras, por suerte”, ha añadido.

Sobre la posibilidad de que el genérico femenino gane uso y consideración dentro de la Academia, para referirse a las personas en general y no sea el genérico el que incluya al hombre y a la mujer, Villanueva ha avisado de que la RAE “nunca cambia la lengua”, sino que lo que hace es “recoger lo que hay, quien cambia la lengua es el hablante, el conjunto de hispanohablantes”.

Por esta razón, el director de la Academia ha visto “imposible” que en el seno de esta institución sus integrantes aborden la preferencia por el genérico femenino por su utilización puntual: “hay quizás una suposición errónea, como es que porque a alguna persona o grupo se le ocurra cambiar un elemento estructural de la gramática del español, eso va a ir a misa, y eso no es así”.