Andrés Gil borró 13.885 tuits antes de ser propuesto por PSOE y Podemos para RTVE

PSOE y Podemos parecen haber alcanzado un punto de consenso sobre quién debe ser el presidente de Radio Televisión Española (RTVE) y hacerse así con el mando del ente público. El nombre con más fuerza es el de Andrés Gil, redactor jefe de política de Eldiario.es.

El plazo para presentar un candidato en el Congreso se acaba y el Ejecutivo de Pedro Sánchez debía proponer un candidato que, para ser confirmado en el cargo, va a necesitar los votos de Podemos, además de otras formaciones políticas como ERC y PNV, que han mostrado ya sus reticencias.

Estadísticas de tweets de Andrés Gil

Estadísticas de tweets de Andrés Gil

Las negociaciones entre representantes de PSOE y Podemos se prolongaron hasta bien entrada la noche de este jueves, cuando todo apunta a que se alcanzó un acuerdo para proponer a Andrés Gil.

Sin embargo, parece que el todavía periodista de Eldiario ya sabía que estaba entre los candidatos para presidir RTVE. El pasado 22 de junio su cuenta de Twitter, red social a la que se unió en el año 2008, tenía 14.073 tuits. Hasta que, casi por arte de magia, desaparecieron 13.885.

No podemos saber el contenido de los mensajes borrados, pero si Gil ha decidido eliminarlos seguro que tenía un buen motivo. Sabía que, de llegar al cargo, su perfil en la red social de los trinos iba a ser escrutado con atención como ya se hiciera con el ex ministro de Cultura, Màxim Huerta, que acabó por borrar su cuenta.

La herramienta SocialBlade da buena muestra del movimiento en la cuenta que maneja, @andresgil, en la que apenas han sobrevivido 224 mensajes, el primero de ellos del pasado 30 de mayo, una década después de la creación de la cuenta.

Ahora apenas quedan enlaces a noticias publicadas por el medio en el que trabaja y algunos retuits a periodistas afines. No hay un solo mensaje escrito que contenga el más mínimo atisbo de opinión sobre cualquier tema, convirtiendo su perfil en una suerte de cuenta corporativa.

Gil evita así que se pueda rescatar cualquier mensaje crítico contra la forma en la que el PP gestionaba RTVE, comentarios contrarios a Pedro Sánchez o el Partido Socialista o interacciones con cualquier usuario, en una labor de arqueología digital en la que ha desaparecido todo rastro de la opinión del posible máximo cargo de la radio televisión pública española.

La decisión de proponer a Gil no ha gustado entre los trabajadores del ente, que siguen pidiendo una despolitización de la cadena pública que no parece que vaya a llegar pese a las promesas de Podemos y PSOE de elegir a una persona objetiva para el cargo.