La última palabra de Rajoy: “Ha sido un honor haber sido presidente del Gobierno”

Mariano Rajoy, a su llegada al Congreso.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha aparecido pasadas las diez de la mañana en el Congreso de los Diputados para tomar la palabra. “Podemos presumir que la moción de censura saldrá adelante. Pedro Sánchez será presidente del Gobierno y quiero ser el primero en felicitarle”, ha dicho antes de que Ana Pastor interrumpiera la sesión para que se inicie la votación a las 11.00 horas.

“Ha sido un honor haber sido presidente del Gobierno”, ha dicho Rajoy, que no ha asistido al reinicio del debate, este viernes, en el que han intervenido Margarita Robles y Rafael Hernando, portavoces de PSOE y PP, respectivamente, y el candidato a la presidencia, Pedro Sánchez.

“Aceptaré como demócrata el resultado de la votación pero como bien sabe con puedo compartir lo que se ha hecho”, ha dicho Rajoy en el estrado. “Ha sido un honor haber sido presidente de España, ha sido un honor dejar a una España mejor de la que me encontré. Ojala mi sustituto pueda decir lo mismo en su día”, ha añadido.

Cree haber cumplido el mandato político que tenía de “mejorar la vida” de las personas, según ha dicho, y ha agradecido tanto a su partido como a todos los españoles el haberle brindado su “comprensión y apoyo”. “Suerte a todos ustedes por el bien de España”, ha subrayado en su última intervención en el hemiciclo como presidente del Gobierno.

Rajoy ha llegado al Congreso justo cuando estaba finalizando el debate entre su portavoz, Rafael Hernando, y Pedro Sánchez. Se ha dirigido a su escaño entre los aplausos de los miembros del Gobierno, que se han puesto en pie para recibirle con ovaciones.

Rajoy estuvo ayer presente en la sesión matinal de este debate y respondió en la tribuna a las intervenciones del candidato a relevarle, Pedro Sánchez, y del secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos. Pero ya no volvió a la Cámara durante toda la tarde y se reunió durante varios horas con la mayor parte de sus ministros en un restaurante cercano al Congreso.