La OCDE minimiza la moción de censura y eleva medio punto la previsión de PIB de España

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, en una de sus últimas visitas a España.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) resta importancia al momento de incertidumbre política que atraviesa España, con la moción de censura presentada por el PSOE como epicentro.

Sus últimas previsiones económicas para España elevan el pronóstico de crecimiento para este año del 2,3% al 2,8%, medio punto más y una décimas por encima de las proyecciones del propio Gobierno. Para el año que viene, la OCDE espera que el PIB español crezca un 2,5%, en lugar del 2,1% previsto hasta ahora.

Así se recoge en las ‘Perspectivas Económicas 2018’ que ha hecho públicas la organización este miércoles, en las que, sin embargo, avanza que España no logrará cumplir los objetivos de déficit público pactados para estos dos años. En 2018, espera una desviación desde el 2,2% del PIB previsto, hasta el 2,4%; y en 2019, del 1,5%, frente al 1,3%.

De acuerdo con el informe, “las consecuencias económicas de la incertidumbre política en Cataluña han sido contenidas hasta ahora“, aunque avisa de que si persiste la tensión en la comunidad autónoma, podría haber una caída en la confianza que impactaría sobre la demanda doméstica.

Más de soslayo, el informe de la organización que dirige Ángel Gurría también tiene en consideración que en la actual situación política en el resto de España, el Gobierno se encuentra en una posición que le dificulta proseguir con la agenda reformista,

La reforma de pensiones es “clave”

Concretamente, la OCDE considera “clave” que se implemente una reforma de las pensiones que contenga el gasto en esta partida, responsable de más del 40% de las obligaciones presupuestarias del Estado, y permita encauzar las cuentas públicas.

Es clave porque del lado de los ingresos, el informe prevé que el consumo privado siga siendo el motor de un crecimiento “robusto, pero más moderado”, en el que la creación de empleo sería debilitando poco a poco.  En este sentido, la OCDE espera que la tasa de paro siga reduciéndose en los próximos años, desde el 15,5% en 2018 al 13,8% en 2019.

La organización también urge a implementar reformas adicionales para apuntalar el crecimiento económico, reducir el déficit público y también la deuda. Más en detalle, la OCDE recomienda dar una nueva vuelta de tuerca a la reforma laboral para reducir la dualidad entre los contratos indefinidos y los temporales, atajando el uso abusivo de estos últimos.

En materia fiscal, la organización aconseja trasladar la carga fiscal desde las rentas del trabajo (algo que considera que penaliza el consumo y el crecimiento), hacia la imposición medioambiental.