Energía limpia por fotosíntesis

Imaginas cargar la batería del móvil acercando tu terminal a una maceta? ¿Y calentar el agua de la ducha con la energía que produce tu jardín? Este es el escenario de futuro que imaginan los tres ingenieros españoles premiados como la startup más disruptiva del South Summit 2016.

Bioo es el nombre de este ambicioso proyecto, cuya tecnología está basada en un generador biológico que obtiene electricidad de la descomposición de sustancias orgánicas extraídas naturalmente de las plantas. Lo consigue liberando electrones y H2O en el proceso, sin causar daños a ningún organismo vivo.

En el proceso de fotosíntesis, las plantas expulsan una serie de residuos en forma de moléculas de metabolitos. En el sistema concebido por Rafael Rebollo, Javier Rodríguez y Pablo Manuel Vidarteuna serie de bacterias o microorganismos rompen estas moléculas residuales para liberar electrones, que serán captados a través de nanocables para su uso en la generación de energía eléctrica.

El tamaño de la planta y su capacidad de generar metabolitos incide directamente en la cantidad de energía que puede producirse

El tamaño de la planta y su capacidad de generar metabolitos incide directamente en la cantidad de energía que puede producirse, de modo que teóricamente es un método escalable, que podríamos colocar tanto en una pequeña maceta como en el techos de una casa, un jardín urbano o un parque. Siguiendo la misma lógica, allí donde no hubiese mucha superficie horizontal podría optarse por vegetación de mayor altura, como árboles o arbustos.

Comercialización

Una de las ventajas de esta tecnología –que estará preparada para su comercialización en el año 2020 o 2021, según han asegurado fuentes de la empresa a El Independiente- es su regularidad. No es más eficiente que un panel fotovoltaico, pero a cambio si tendría la capacidad de producir energía tanto de día como de noche. También destacan su bajo precio: una instalación para un hogar costaría alrededor de 3.000 euros, mucho menos que una placa solar (que oscilaría entre los 10.000 y 20.000 euros). Se abre por tanto una interesante alternativa más a las energías renovables, cuyo fomento es uno de los objetivos establecidos por Naciones Unidas.

Actualmente la startup Bioo –desarrollada por la empresa Arkyne Technologies– cuenta con dos productos en desarrollo: la primera maceta capaz de cargar el móvil con la electricidad de la planta (invento que se ha bautizado como Bioo Lite), y los Bioo Panel, que son paneles que interconectados que se colocarían debajo de la tierra de cualquier jardín con césped u otra superficie vegetal.

Una iniciativa de y quiero