El PNV aplaza su decisión y vuelve a aferrarse al ‘último minuto’

Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados

Hoy no habrá decisión. El PNV volverá a aferrarse al ‘último minuto’ antes de decantarse por apoyar la moción de censura que derribaría al Gobierno de Mariano Rajoy y volver a salvar al Ejecutivo del PP sólo una semana después de respaldar sus presupuestos. Fuentes de la formación nacionalistas aseguran que a esta hora la decisión no está tomada y que el Euzkadi Buru Batzar (EBB), la Ejecutiva de la formación, la aplazará hasta escuchar mañana la propuesta que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, haga en el Congreso de los Diputados. Incluso no descartan esperar hasta poco antes de la votación prevista para el viernes.

La presión en torno al PNV se ha intensificado en las últimas horas después de que ERC anunciará esta mañana, en voz de Gabriel Rufián, que echar a Rajoy es “una obligación” y avanzar el respaldo a la moción del PSOE. Junto a ellos, la dirección de PDeCat también ha anunciado que aplazará el sentido de su voto hasta escuchar la comparecencia de Sánchez. La formación mantiene contactos con el PNV en las últimas horas. Diversas voces aseguran que los dos partidos independentistas catalanes se decantarían por apoyar la moción.

En este escenario la posición del PNV sería especialmente difícil para no respaldar la moción, ya que le dejaría junto a Ciudadanos -que ya ha anunciado que no apoya la moción- como único salvador de Rajoy. La formación de Andoni Ortuzar está negociando tanto con el PSOE como con el resto de partidos para conocer cuál sería el escenario en el que se encontraría en una u otra opción. Los nacionalistas habrían avanzado ya al PP que no tiene claro el sentido de su voto y que seguirán negociando hasta el último momento para decantarse.

Alonso asegura los presupuestos

Desde Sabin Etxea desmienten que la posición esté encarrilada y que, como ha asegurado esta mañana Pablo Iglesias, se pueda dar por descontado que el PNV dará un sí a Sánchez. Esperan que en las últimas horas se puedan esclarecer aspectos que consideran clave, como el futuro que tendrían los presupuestos aprobados la semana pasada en caso de fructificar la moción, así como el calendario que plantee el PSOE para una próxima convocatoria electoral. Ayer el portavoz del Grupo Vasco, Aitor Esteban, aseguró que el PNV también quiere conocer cuál será la posición de los socialistas en hipotético Gobierno de transición, ante la crisis en Cataluña y el proceso por un nuevo Estatuto iniciado en Euskadi y que contempla el derecho a decidir entre sus principios definitorios.

Esta mañana el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha asegurado que el PP no desvirtuará los presupuestos que logró aprobar la semana pasada con el apoyo, entre otros del PNV. El líder de los populares en Euskadi ha señalado que su partido los defenderá “en cualquier circunstancia”.

Por ahora las negociaciones se están manteniendo entre el presidente del PNV y los líderes del PSOE y el PP. Ortuzar habló por primera vez con Sánchez la noche del pasado lunes en un primer contacto al que luego han seguido otros. Desde el PP señalan que en el caso de su formación los contactos los está llevando a cabo Rajoy directamente. En este caso, el Gobierno Vasco niega que Iñigo Urkullu haya intervenido.

En el PNV sopesan el desgaste que tendría volver a avalar, casi en solitario, a Rajoy o dar vía libre a un Ejecutivo provisional, sin apoyos para gobernar y que podría precipitar la convocatoria de unas elecciones. Los nacionalistas no desean que la inestabilidad vuelva a instalarse y tampoco que se pueda adelantar en exceso unas elecciones, en las que dan por seguro un cambio del tablero político con un peso determinante para Ciudadanos. Algunas voces del PNV no descartan que se pueda conformar una tercera vía que aglutinase los intereses de quienes quieren que Rajoy se vaya pero temen una inestabilidad provocada por un Gobierno del PSOE débil y sin capacidad para tomar decisiones. En este contexto, no se descarta que sea el propio Rajoy quien propicie un adelanto electoral a medio plazo y que incluso pueda anunciarlo en el debate.