“Para competir con los grandes hay que tener muchas narices”

Carmen Amores, presidenta de Forta

El año pasado fue la primera vez que se retransmitió en directo, a las 5.30 de la mañana, la salida de Procesión Camino del Calvario, uno de los momentos más emblemáticos de la Semana Santa en Cuenca, conocida popularmente como de las Turbas. Fue tal el éxito de audiencia en el canal de Castilla-La Mancha que logró más del 50 por ciento del share por lo inusual de la hora. “Gracias a ello hubo gente mayor que vio por primera vez la salida de Las Turbas antes de morirse”, afirma orgullosa Carmen Amores, directora general de la tele manchega.

En los seis meses que Amores lleva además como presidenta de la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (FORTA) no ha parado de recorrer despachos. Pero no los del laberinto de la sede madrileña, donde a veces aún se pierde buscando cómo llegar a la sala de control que centraliza los contenidos que comparten las teles regionales, sino los de las reuniones de aquéllos a quienes visita para defender la necesidad de seguir financiando los canales autonómicos. El día que la entrevista El Independiente acaba de llegar de La Moncloa. “Tenemos que defender este servicio público que sigue siendo muy necesario para los ciudadanos”, explica nada más sentarnos a conversar. Será la frase que más repita.

¿Tiene sentido pagar con dinero público las teles autonómicas que cada vez tienen menos audiencia? “Ya no hablamos de televisiones, sino de servicios audiovisuales regionales, porque el sector está cambiando y debemos adaptarnos. Lo que no cambia es que tenemos que dar cobertura a lo que nadie atiende. Estamos para vertebrar el territorio y dar servicio público donde no van el resto”, argumenta.

“¿Sabes lo que cuesta llevar una unidad móvil de madrugada a una ciudad tan complicada como Cuenca?”, replica Amores volviendo a Las Turbas de Semana Santa. “No es rentable, pero ése es el sentido de cercanía que tenemos. Porque al espectador le gusta ver reflejada su cultura y su comunidad. Y si no lo hacemos nosotros, ¿quién lo hace?”, pregunta de forma retórica.

Las preguntas son de ida y vuelta: ¿Y tiene sentido llenar de concursos unos canales que están pensados como servicio público? “Si no metemos un poco de alegría en las parrillas, no nos ven y, si no nos ven, es un fracaso. Competimos en el mercado con los demás actores, así que nos importan mucho las audiencias”, afirma con contundencia. “Competimos con los grandes por la tarta publicitaria y para eso hay que tener muchas narices porque con unos presupuestos para un año ellos hacen un formato durante un mes”.

Pero durante los años de recortes en las comunidades autónomas, el gasto del erario público en las televisiones públicas fue muy cuestionado. Sin embargo, Amores reivindica que después de épocas de recortes ya no tiene sentido seguir acusándolas de derroche. “Estamos haciendo un ejercicio de malabarismo económico y financiero”, afirma.

La presidenta de la Forta subraya que “se ha hecho un gran sacrificio que ha supuesto reducir las dotaciones públicas en un 35,2% desde 2008”, el mayor recorte desde la creación de la organización en 1989 que integra las teles de Andalucía, Cataluña, Madrid, Galicia, País Vasco, Canarias, Castilla-La Mancha, Región de Murcia, Aragón, Principado de Asturias y Baleares.

“Tenemos las televisiones públicas más baratas de Europa”, afirma tajante. “Son baratas para el ciudadano”. El dato concreto es de 39 euros por habitante y 98,8 euros por hogar, incluyendo TVE y todas las autonómicas, según el estudio Situación actual y tendencias de la radiotelevisión pública en Europa, liderado por la Universidad de Santiago y encargado por la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (Forta).

Politización

“No se pueden permitir las presiones políticas a los profesionales”, afirma Amores al preguntarle por las quejas de trabajadores de televisiones autonómicas ante las acusaciones de manipulación de contenidos informativos. Sin ir más lejos, en Canal Castilla-LaMancha, rebautizado Castilla-La Mancha Media bajo su presidencia.

Su predecesor, Nacho Villa, fue muy cuestionado por este motivo desde los sindicatos. También por los gastos como los 12.000 euros con cargo al presupuesto público que costaba a la televisión regional tener una corresponsalía en Asia y las retribuciones de varios colaboradores, cuyo caché también estaba por encima de precios de mercado en tiempos de recortes de servicios públicos.

“En la televisión en la que estoy ha ha habido miles de denuncias a las asociaciones de periodistas, eso no se puede volver a permitir”, asegura. “La mayoría de comunidades autónomas está cambiando y ya ha cambiado en los últimos años la manera en la que se elige el Consejo y son más independientes. Los tiempos están cambiando. No se pueden permitir las presiones de los políticos y estamos en el camino de reivindicar la independencia”, dice tratando de ser diplomática.

¿Entonces reconoce que hubo manipulación? “Los espectadores inteligentes no están manipulados”, responde. “El mando a distancia es un instrumento democrático. Y cuando algo no interesa, la gente le da la espalda. Por eso cuando hay más independencia, suben las audiencias”. Desde que sustituyó a Nacho Villa en 2015 al frente de la televisión manchega, su audiencia ha subido dos puntos. “Los telediarios son la columna vertebral de los canales, pero el entretenimiento también es muy importante para conectar con la audiencia”, asegura.

!function(e,t,i,n,r,d){function o(e,i,n,r){t[s].list.push({id:e,title:r,container:i,type:n})}var a=”script”,s=”InfogramEmbeds”,c=e.getElementsByTagName(a),l=c[0];if(/^/{2}/.test(i)&&0===t.location.protocol.indexOf(“file”)&&(i=”http:”+i),!t[s]){t[s]={script:i,list:[]};var m=e.createElement(a);m.async=1,m.src=i,l.parentNode.insertBefore(m,l)}t[s].add=o;var p=c[c.length-1],f=e.createElement(“div”);p.parentNode.insertBefore(f,p),t[s].add(n,f,r,d)}(document,window,”//e.infogr.am/js/dist/embed-loader-min.js”,”variacion_en_la_financiacion_en_el_periodo_2012_2015_”,”interactive”,””);

Respecto a la posibilidad de que a las televisiones autonómicas se les quite los ingresos publicitarios, igual que a RTVE, Amores es totalmente contraria. “Saldríamos todos beneficiados si Televisión Española también tuviera publicidad”, opina. “¿Por qué vamos a ahorrarnos un camino de financiación que le ahorra dinero a los ciudadanos?”.

“Desde la aparición de la TDT, la inversión pública ha caído un 50% en España y ahora tenemos que hacer un ejercicio de malabarismo”, explica. “Se olvida que somos motores de empleo en muchas comunidades y una red para los anunciantes locales”. También hay espacio para la autocrítica: “La defensa de lo público también pasa por ser más eficientes”.

La gran batalla de Amores, licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y Máster de Desarrollo Directivo (PDD) en el IESE Business School, es competir contra las grandes: “En España hay una concentración publicitaria del 86% entre dos grandes compañías [Atresmedia y Mediast] y el 14% restante nos lo tenemos que repartir entre todos los demás. Eso nos tiene preocupados”, reconoce Amores, que antes de llegar a la Dirección General de Castilla-La Mancha Media, fue responsable de Programación y Antena de Canal Sur TV y directora de los canales de televisión de Vocento (Autonómicos y Nacional -La10-). “No me parece sano que todo el sector audiovisual se esté concentrando en dos grupos”, dice.

También trabajó en Antena 3 y en el extinto Canal +. “Lo bueno de conocer ambos mundos, el de la televisión pública y el de la privada, es que puedes entender mejor el negocio. Pero para convivir ambos mundos nos tienen que dejar vivir”, afirma. Y añade: “Me parecía que volver a casa era buen momento para ayudarle a recuperar el prestigio perdido”.

!function(e,t,i,n,r,d){function o(e,i,n,r){t[s].list.push({id:e,title:r,container:i,type:n})}var a=”script”,s=”InfogramEmbeds”,c=e.getElementsByTagName(a),l=c[0];if(/^/{2}/.test(i)&&0===t.location.protocol.indexOf(“file”)&&(i=”http:”+i),!t[s]){t[s]={script:i,list:[]};var m=e.createElement(a);m.async=1,m.src=i,l.parentNode.insertBefore(m,l)}t[s].add=o;var p=c[c.length-1],f=e.createElement(“div”);p.parentNode.insertBefore(f,p),t[s].add(n,f,r,d)}(document,window,”//e.infogr.am/js/dist/embed-loader-min.js”,”presupuesto_de_las_radiotelevisiones_regionales”,”interactive”,””);

Telemadrid vs. Netflix

“Se hacen más contenidos que nunca, pero cambia la forma de consumirlos”, explica Amores. “Nos tenemos que acomodar a la manera en la que está cambiando el sector, utilizando las nuevas tecnologías”.

La directiva, que ha compaginado durante los últimos años su trabajo de ejecutiva con la enseñanza de comunicación audiovisual a estudiantes de la Universidad Antonio de Nebrija, está “fascinada por el momento de cambio de esta industria”. “Es un momento de cambios con muchos actores nuevos, por eso se hacen más necesarios los servicios públicos audiovisuales en cada comunidad, para darle voz a la gente también en los servicios de Internet, las plataformas de contenidos, los canales web y las distintas aplicaciones informativas”, añade.

¿Cómo pueden Telemadrid o Canal Sur competir con Netflix y HBO? “Podemos competir en proximidad y cercanía. Los informativos de las cadenas autonómicas son líderes de audiencia en muchos territorios, sobre todo los del mediodía, porque ofrecen una información cercana que ningún otro canal ofrece”, explica. “Y eso es servicio público”.

Como directora de Radio Televisión de Castilla-La Mancha ha impulsado un nuevo formato de informativos comprimidos en vídeos de dos minutos y desarrollados exclusivamente para Facebook para acercarnos a un público joven que consume más redes sociales que televisión. “Ya no se les puede programar la vida a las generaciones más jóvenes, hay que producir contenidos y la televisión ya no es lineal”, explica.

Otro proyecto que tiene en mente para impulsar el papel de las televisiones es el de “recuperar su archivo  y ponerlo a disposición de la gente, porque las televisiones autonómicas tienen la memoria audiovisual de su región y ese archivo tiene que estar a disposición de los ciudadanos, también de los más jóvenes, porque a lo mejor no conocen a su abuelo y resulta que está ahí. Tenemos que hacer que los espectadores se sientan orgullosos”, concluye.

La entrada “Para competir con los grandes hay que tener muchas narices” aparece primero en El Independiente.