Los secretos de las momias del Arqueológico

Ya sabemos qué hay debajo de los vendajes de cuatro momias del Museo Arqueológico Nacional. Tres momias egipcias y una guanche han sido sometidas a un TAC, una tomografía computarizada de alta resolución en el Hospital Universitario Quirón Salud Madrid proporcionando información sobre los objetos que portan, sobre su estatus y sobre algunas patologías que padecieron sobre su vida.

Tras su paso por el escáner, comenzó el trabajo de reconstrucción de las imágenes, reconstrucción tridimensional e investigación llevado a cabo por arqueólogos y egiptólogos del MAN y radiólogos del hospital. La investigación demuestra que una momia del Museo Arqueológico Nacional fue médico del faraón y sacerdotisa de Imhotep. Se trata de la momia de Nespamedu, cubierta con cartonajes dorados.

Silvia Rodriguez Portugal radióloga del centro médico destaca la momificación de Nespamedu de la que señala que por la sofisticación de su vendaje puso sobre la pista a los investigadores de que pertenecía a un rango social mayor. En sus vendajes se han detectado tres tipos de tejidos, aunque la prueba definitiva de su estatus la dio el escaneado de su cuerpo tras el que se han descubierto 25 piezas ocultas. Los ornamentos son 9 adornos (diadema, collar, brazaletes, pulseras, y sandalias) y 16 amuletos, que representan entre otros a los Hijos de Horus y al dios Thot.

Radiólogos y arqueólogos han determinado que estos objetos del interior son del mismo material que los cartonajes exteriores de la momia, lo que confirma que se trata de la momia del médico del que hablan los textos del cartonaje.

Reconstrucción tridimensional.

Momificación diferente

También se han apreciado en los cuerpos las diferentes técnicas de momificación de las momias egipcias respecto a la guanche. La momificación en Egipto se realizaba siguiendo un proceso de deshidratación, se incluían los cuerpos en sales de natrón para deshidratarlos y posteriormente se retiraba el cuerpo pasados 75 días, se les aplicaba unas sustancias oleosas aromatizadas y luego se envolvían en vendajes. En cuanto los procesos de momificación de las momias guanches son completamente distintos porque a los cuerpos no les quitaban las vísceras y para momificarlos se exponían sus cuerpos sobre arenas calientes y en ocasiones se les ahumaba.

“Nos sorprendieron los resultados porque allí donde pensábamos que íbamos a encontrar sólo restos óseos pudimos identificar ligamentos, tendones e incluso partes blandas en la cara de alguna de las momias que tras aplicar procesos tridimensionales de reconstrucción de imagen nos ha permitido reconstruir rostros de alguna de las momias”, destaca Silvia Rodriguez Portugal.

También gracias la resolución del escáner se han podido ver las patologías de las momias y han detectado fracturas en las costales derechas de Nespamedu lo que indica que sufrió un fuerte impacto en vida. Las momias egipcias se confirma que son mujeres y se ha descubierto que una de ellas estuvo embarazada.

La investigación además ha permitido reconstruir en 3D los rasgos faciales de las tres momias egipcias del MAN. Un proceso que tiene como punto de partida las imágenes obtenidas por el escáner que después contó con la intervención de escultores forenses.

Momia guanche

Momia guanche

La momia guanche que conserva el MAN procede de una cueva funeraria del Barranco de Herques, en el suroeste de la isla de Tenerife. En 1764, poco después del hallazgo, fue enviada a Madrid para que pudieran admirarla en La Corte, en el Gabinete de Antigüedades de la Real Biblioteca y, a partir de 1776, en el Real Gabinete de Historia Natural que había fundado Carlos III.
Se desconoce la época en que vivió el personaje cuyo cadáver ha sido objeto de análisis y, en este sentido, la investigación no proporciona más datos. Sin embargo, es sabido que la cronología de estas momias abarca desde el siglo II al XV. Este ejemplar se reconoce como uno de los mejor conservados de entre todas las momias guanches que han llegado hasta la actualidad.

La entrada Los secretos de las momias del Arqueológico aparece primero en El Independiente.