París, la última capital de la República española

Hacia las tres y media de la madrugada el teniente Amado Granell tuvo que ser atendido en la enfermería; alguien le había mordido una oreja. Aquel doloroso episodio había sido tan sólo una de las numerosas expresiones del “entusiasmo delirante” que se respiraba aquella noche en las calles de París. Unas horas antes, hacia las […]